2.3. La estrategia experimental

La estrategia experimental se caracteriza por el estudio de las relaciones causales entre las variables, produciendo las condiciones de aparición del fenómeno de estudio a través de la manipulación directa de las variables independientes, midiendo su efecto sobre las variables dependientes y ejerciendo control sobre aquellas potencialmente contaminadoras de los resultados (variables extrañas).

Esta estrategia no puede abarcar el estudio de todos los problemas de interés de la investigación psicológica.

Diseños experimentales de comparación de grupos

En este diseño experimental estarán implicados los supuestos básicos del método experimental, pero su estructura concreta, y por tanto las diferentes denominaciones, variarán en función de los procedimientos concretos que haya escogido el investigador.

La estructura interna de los diseños experimentales surge por las decisiones tomadas en torno a cuatro dimensiones básicas que se combinan entre sí:

  • Estrategia univariable o multivariable

  • Estrategia simple (unifactorial) o factorial

  • Estrtegia intersujeto o intrasujeto.

  • Estrategia de aleatorización completa (simple) o con restinciones

El criterio de la dicotomía univariable-multivariable está vinculado a la variable dependiente, es decir a la variable en la que se constata, a través de su medida, el efecto de la variable independiente. Si la variable dependiente es única, se trata de un diseño univariado o univariable. Si la influencia o el efecto de la variable independiente se realiza a través de las medidas de distintas variables dependientes, entonces hablamos de un diseño mutivariado o multivariable. La estrategia multivariable se ajusta eficazmente, en muchos caso, a la complejidad de los fenómenos de estudio de la Psicología.

Otro elemento crítico para la diferenciación entre los diseños experimentales está marcado por el número de variables manipuladas(variables independientes o factores), distinguiéndose básicamente entre diseños simples o unifactoriales y diseños factoriales. El diseño unifactorial, sólo se manipula una variable independiente, que se operativizará en u número determinado de valores o niveles, que a su vez generan el mismo número de condiciones experimentales o de tratamientos a aplicar a los sujetos del estudio. En su forma más sencilla incluye sólo dos condiciones experimentales diferentes, una que incorpora la presencia o actuación de la variable independiente y otra con la ausencia de la misma que actúa como control.

En los diseños factoriales, se maneja simultáneamente dos o más variables independientes. Estos proporcionan información no sólo sobre los efectos específicos de cada una de las variables manipuladas, sino de su posible efecto combinado o de interacción.

El tercer criterio , si sometemos grupos diferentes de sujetos a las distintas condiciones experimentales, para poder comparar sus medidas en la variable dependiente y de esa forma valorar el efecto de la variable independiente, estamos utilizándola estrategia intersujeto. Esta estrategia se basa en el supuesto de que estos grupos son inicialmente equivalentes (antes de aplicar las condiciones experimentales), de forma que sus diferencias después de los tratamientos se puedan atribuir inequívocamente a la variable independiente. La estrategia básica para conseguir esta equivalencia inicial de los grupos es la aleatorización.

En la estrategia intrasujeto, la igualdad o equivalencia inicial de las condiciones se garantiza debido que todos y cada uno de los sujetos de la muestra recibe la aplicación de forma sucesiva de todas las condiciones experimentales. Cada sujeto actúa como controlo referencia de sí mismo , de forma que el mismo grupo de sujetos nos proporciona una serie de medidas cuyas diferencias podrán ser atribuidas inequívocamente al efecto de los distintos niveles de la variable independiente. Esta aplicación en serie de todos los tratamientos a cada sujeto puede generar por sí misma efectos contaminantes que distorsione el efecto de la variable independiente ya que deberán ser controlados con los procedimientos adecuados.

Diseños de caso único

Los inicios de la psicología científica están asociados a los estudios controlados de sujetos individuales. Su utilidad para el estudio de procesos psicológicos básicos y su adecuación a las necesidades de la investigación clínica han contribuido al desarrollo y sistematización de un conjunto de procedimientos específicos que amplían el campo de aplicación de estos diseños y su potencia para la obtención de conocimiento objetivo.

Los aspectos básicos que caracterizan este tipo de diseños son: la importancia del componente temporal o longitudinal implicado en la serie amplia de datos o medidas del sujeto necesarias, y la interrupción que crea en esta serie la aplicación del tratamiento, lo que proporcionará los elementos de comparación que permiten valorar su efecto.

Diseños cuasi experimentales

Es una estrategia de investigación que pretendía potenciar el estudio de problemas de relevancia social y profesional no trasladables al laboratorio, pero susceptible de ser estudiados con un procedimiento controlado. El interés por el estudio de los fenómenos en su entorno real y las limitaciones en las posibilidades de control aplicable en este tipo de situaciones impulso a la sistematización de los cuasi experimentos.

Se aproxima lo más posible al control de la situación de estudio propio de un método experimental, exceptuando su principal limitación, que se convierte en su elemento diferenciador: los grupos de estudio no se pueden organizar por asignación aleatoria y, por tanto, no garantiza la equivalencia inicial de los grupos. Los resultados obtenidos pueden diferir entre sí sin garantías de que estas diferencias sean sólo debidas directamente a la manipulación de la variable independiente, intervención o tratamiento.

La sistematización de los diseños cuasi experimentales ha supuesto el análisis de los problemas derivados de sus limitaciones de control y el desarrollo de recursos de procedimiento como posibles controles alternativos. El análisis y la interpretación de los resultados debe realizarse, en cualquier caso, con prudencia en lo que se refiere a las diferencias de relaciones de causalidad, que en muchas ocasiones deberá incluir la tarea específica de separar a través de los análisis estadísticos los efectos de tratamiento de los efectos de las diferencias previas existentes entre los grupos.