12.2. Trastornos del lenguaje escrito

La dislexia son trastornos de lectura en el aprendizaje (evolutiva) o como consecuencia de una lesión cerebral (adquisición).

Dislexias periféricas Limitaciones Áreas afectadas
  Identificación de letras y palabras  
Por negligencia No prestan atención a una parte de la palabra Áreas responsables de los procesos perceptivos
Atencional Incapacidad de atender a todas las letras. Identificando bien la palabra pero cometiendo errores al leer la palabra.  
Visual Errores de tipo visual (camino; canino)  
Alexia pura o lectura letra a letra Incapacidad de identificar las letras que forman la palabra. Lectura letra a letra. Lóbulo occipital y temporal (Hemisferio izquierdo)
Dislexias centrales Limitaciones Áreas afectadas
  Problema de tipo lingüístico (reconocimiento palabras)  
Fonológicas Dificultad para leer palabras desconocidas y pseudopalabras. Confusión de palabras con parecido visual y transformación de pseudopalabras en palabras. Vía subléxica. Unidades ortográficas y fonológicas 
(Conexionistas)
Reglas grafema-fonema (Modelo Dual)
Superficial Dificultad para leer palabras irregulares. Más importancia en la lengua inglesa. Conversión grafema-fonema (Modelo Dual)
Profunda Incapacidad para leer pseudopalabras desconocidas y comisión de errores semánticos. Vía léxico semántica

Las disgrafias adquiridas también se dividen en dos grupos: centrales, cuando el trastorno afecta al procesamiento léxico, y periféricas, cuando afecta a los componentes posléxicos y motores. Las disgrafias centrales han sido las más estudiadas, como forma de poner a prueba los modelos léxicos de escritura, y, al igual que en las dislexias, se distinguen tres tipos de disgrafías: fonológica, superficial y profunda.

Si bien en las disgrafias centrales desempeñan un importante papel en las variables lingüísticas, como la lexicalidad, la frecuencia, la categoría gramatical, etc., en la ejecución de los pacientes, en las disgrafias superficiales las variables lingüísticas no tienen un papel relevante.

Un primer tipo de disgrafía periférica es el que se produce en la selección de los grafemas y su retención mientras que un segundo tipo de disgrafía periférica se produce en la selección de los alógrafos, es decir, en la selección del tipo concreto de letra que se va a utilizar.

Finalmente existe un tipo de disgrafía que se produce por alteraciones en los procesos perceptivos más que en los motores que presenta cierta tendencia a omitir o duplicar rasgos de las letras (Disgrafía aferente).