1.4. Tipo de información almacenada en la memoria: memoria episódica, semántica y procedimental

Registramos en la memoria a largo plazo hechos significativos y los mantenemos ahí de un modo permanente o casi permanente. Nuestra memoria contiene información no sólo sobre nuestras experiencias personales sino también sobre una enorme cantidad de datos, hechos y sucesos distintos de nuestras propias experiencias. Todos esos conocimientos forman parte de lo que Endel Tulving (1972) denominó la memoria semántica.

Squire (1987) propuso una clasificación muy aceptada. La división de la memoria a largo plazo en memoria declarativa y memoria procedimental se basa en el tipo de información que debe ser recordada. Los contenidos de la memoria declarativa pueden ser traídos a la mente mediante proposiciones o imágenes. Se trata de una memoria de hechos. La memoria procedimental es una memoria de habilidades relacionada con el saber hacer cosas. La memoria declarativa además se divide en memoria episódica y semántica. La episódica es una memoria de los hechos pasados de la vida del sujeto que están fechados en el tiempo. Está relacionada con la memoria autobiográfica.

La memoria semántica por el contrario, hace referencia al conocimiento del mundo y del lenguaje.

La información que se codifica superficialmente por sus características físicas se recuerda peor que la que se codifica por su significado. La memoria a largo plazo se evalúa mediante pruebas de:

  • Recuerdo libre: después de un cierto tiempo, que puede ser de minutos o días y semanas, se pide a la persona que reproduzca el material presentado en el mismo orden o en el orden que desee.

  • Recuerdo señalado: se proporcionan señales que ayudan a recuperar la información almacenada en la memoria.

  • Reconocimiento: también se llama pruebas “antiguo-nuevo” porque se trata de indicar ante cada estímulo si es un estímulo presentado previamente durante la fase de estudio (estímulo antiguo) o si se trata de un estímulo no presentado (estímulo nuevo) durante dicha fase. Para evaluar la memoria se presentan al observador de uno en uno todos los elementos presentados previamente junto con otros nuevos en un orden al azar para que distinga cuáles son los antiguos de los nuevos.