7.2. La motivación de poder

Winter define la motivación de poder como la necesidad de tener impacto, control o influencia sobre otra persona, grupo o el mundo en general.

McClelland distinguió dos formas de expresar la motivación de poder:

  1. El poder personal, cuyo objetivo es ejercer la dominación sobre los demás y que es el punto de vista más habitual cuando se habla de motivación de poder.

  2. El poder social, cuyo objetivo es contribuir al beneficio o bienestar de los demás y en este sentido se le considera la cara positiva de la motivación de poder.

Patrón de comportamiento de las personas con motivo de poder elevado

  • Son personas tendentes a participar activamente en todas las situaciones de grupo, intentando dominar y controlar en la medida de sus posibilidades los comportamientos de los otros,aunque no siempre lo consiguen (depende de otras habilidades: sociales, etc, que no siempre tienen).

  • Suelen ejercer profesiones influyentes en las que tienen la capacidad de controlar de una u otra forma las conductas de otras personas. También suelen elegir deportes competitivos.

  • Suelen tener posesiones que representen símbolos de estatus, poder o prestigio.

  • Según algunos estudios, estos sujetos recuerdan más experiencias de impacto emocional que el resto de las personas, añadiéndole detalles fantasiosos para hacer la historia más espectacular cuando la cuentan; posiblemente para llamar la atención y hacerse visibles a los demás.

  • Parecen recordar más hechos relacionados con temática de poder que hechos de contenido neutro.

  • En general, se cree que las personas con alta motivación de poder reconocen sentir mayores impulsos agresivos que las personas con una puntuación baja en este motivo.

  • Suelen elegir como amigos o compañeros a personas dependientes y poco populares a las que pueden manipular con facilidad.