5.2. Teorías de expectativa-valor

La expectativa puede definirse como la estimación subjetiva que hace el sujeto sobre la probabilidad de lograr una meta concreta con la realización de una conducta.

Teoría de la autoeficacia de Bandura

Esta teoría tiene dos aspectos:

  1. Creencia en la propia capacidad para llevar a cabo una determinada conducta con éxito.

  2. El control percibido sobre dicha conducta

Bandura distingue dos tipos de expectativas:

  1. Las expectativas de autoeficacia: son predicciones o estimaciones que realiza un sujeto sobre la seguridad que tiene de poder realizar una conducta o acción concreta.

  2. Las expectativas de resultado: son predicciones o estimaciones que realiza un sujeto sobre el resultado concreto que espera obtener al realizar una conducta.

El valor (o valencia) se refiere a la utilidad o importancia asociada a un objeto del ambiente. Por ejemplo, ganar una partida de ajedrez tiene valencia positiva porque creemos que demuestra nuestra inteligencia; mientras que perder la partida tendría valencia negativa.

Teoría del aprendizaje cognoscitivo de Rotter

La teoría del aprendizaje cognoscitivo de Rotter, también llamada teoría del aprendizaje social, defiende la idea de que los modelos básicos de comportamiento se aprenden en las situaciones de interacción del sujeto con su ambiente y que además, para satisfacer las necesidades propias de las personas, se requiere la mediación o interacción con otras personas.

Congnoscitivo = Conductual + Cognitivo

Variables que se dan siempre en una situación de interacción del sujeto con su entorno:

  • La fuerza motivacional: representa el deseo o tendencia motivacional del sujeto por alejarse de otro.

  • El valor del refuerzo es la potencia que el sujeto le otorga a algo.

  • Las expectativas generalizadas son las expectativas que se tienen de conseguir algo en función de la experiencia vivida en el pasado y por tanto se adquieren por aprendizaje.

Para Rotter, la fuerza motivacional está en función de la expectativa que tiene el sujeto sobre la consecución de la meta y del valor del refuerzo. Representa el deseo del sujeto por aproximarse o alejarse de algo.

Fuerza = Expectativa x Valor

Rotter creó en 1966 el concepto de locus de control, con el que se refería a las creencias que tiene un sujeto sobre la capacidad de control de su conducta y de los acontecimientos de su vida.

Según Rotter, los sujetos pueden tener un locus de control interno, cuando atribuyen los refuerzos y los castigos (éxitos y fracasos) a sí mismos o un locus de control externo, cuando atribuyen los refuerzos y castigos a factores ajenos a ellos.

En general,las personas hacen atribuciones internas o externas en función de sus puntuaciones iniciales en locus de control. Esto es, una persona con una alta puntuación en locus de control interno en general hará atribuciones internas.

Normalmente quien tiene un alto locus interno suele adoptar una actitud activa y perseverante en la búsqueda de soluciones; mientras que alguien con un alto locus externo suele ser más pasiva. Si bien todo esto depende de su experiencia anterior pues ésta puede cambiar sus atribuciones (por ejemplo, alguien con locus de control externo, si experimenta muchos éxitos acabará teniendo atribuciones internas)