9.6. Alteraciones de las funciones ejecutivas

Las alteraciones de las funciones ejecutivas se han considerado prototípicas de la lesión frontal, pero más adecuado que denominarlas como “Síndrome frontal” sería utilizar el nombre de “Síndrome disejecutivo”, en cuanto a que muchos pacientes muestran muchas dificultades ejecutivas aun teniendo intactas las zonas frontales. Así el síndrome disejecutivo sería un conjunto de alteraciones cognitivo-conductuales que comprende los siguientes elementos:

  1. Dificultad para centrarse en una tarea y finalizarla sin un control ambiental externo;

  2. Presencia de un comportamiento rígido, perseverante, a veces con conductas estereotipadas;

  3. Dificultad para establecer nuevos repertorios conductuales, junto con una falta de capacidad para utilizar estrategias operativas;

  4. Limitaciones en la productividad y la creatividad con falta de flexibilidad cognitiva.

Según las tres regiones de la corteza prefrontal se pueden describir tres síndromes frontales claramente distinguibles:

  • Síndrome prefrontal dorsolateral (subtipo disejecutivo). Esta región parece estar implicada en procesos como: la flexibilidad cognitiva; el orden y la secuenciación temporal de los acontecimientos recientes, planificación para el futuro, regular las acciones según los estímulos ambientales, y aprender de la experiencia. Los pacientes con lesiones en estas áreas presentan: 1) pensamiento concreto, respuestas perseverativas y graves dificultades en razonamiento y flexibilidad cognitiva, 2) incapacidad para resolver tareas novedosas pero sí rutinarias, 3) menos conducta espontánea, y solo actuaran cuando se les incite, 4) dificultad para resolver tareas de “resolución de problemas”, 5) Dificultades para priorizar y dirigir su atención hacia objetos relevantes, gran distractibilidad, perseveración e impersistencia en la conducta, y 6) desorganizada y sin un objetivo claro.

  • Síndrome prefrontal orbital (subtipo desinhibido): Esta zona está implicada en procesos como: la elaboración e integración de las regiones frontales con las límbicas (emociones), recibe información de la experiencia individual del paciente relacionada con situaciones de su vida, con la anticipación de las consecuencias de su conducta. Los pacientes con lesiones en estas áreas presentan: 1) Gran dificultad en control de impulsos, 2) Aumento desproporcionado y sin control de la agresividad, 3) Lenguaje inapropiado, jocosidad, 4) Pérdida de la conciencia sobre las normas sociales, 5) elevado consumo de sustancias de abuso e incluso tener problemas con la justicia, en ocasiones.

  • Síndrome prefrontal medial (subtipo apático): Estaría implicada en procesos como: la motivación y el inicio de la acción. Los individuos con lesiones en estas áreas suelen presentar: 1) Conducta sin motivación ninguna, apática, encontrando a veces un mutismo completo, 2) Se suelen mostrar como deprimidos, con pensamientos negativos e incluso signos de depresión mayor, 3) marcada indiferencia afectiva.