7.2. Trastornos del lenguaje: las afasias

Las afasias se deben normalmente a la interrupción del flujo sanguíneo en las arterias que riegan las zonas cerebrales encargadas del lenguaje, aunque también se pueden producir hemorragias y la formación de hematomas en esas zonas. También pueden deberse a tumores, bien por que afecte a esa zona o por la presión en zonas adyacentes; o a un traumatismo craneoencefálico y de manera menos frecuente por procesos infecciosos.

Clasificación de afasias

Afasia de Broca

Está localizada en el área 44 de Brodmann. También llamada motora, eferente, expresiva, anterior... Es el síndrome afásico más frecuente y se caracteriza por: Lenguaje espontáneo no fluido; Vocabulario muy restringido y las frases muy cortas, acompañado a veces de agramatismo, afectando más a las palabras funcionales frente a una relativa preservación de sustantivos. La denominación suele ser muy pobre y la repetición imposible; Lectura y escritura suelen estar también comprometidas y también puede aparecer aprosodia; Compresión relativamente preservada, aunque limitada a órdenes de poca complejidad y frases sencillas; La compresión de frases complejas con varias palabras ambiguas o series de órdenes suele estar comprometida (“comprensión asintáctica”).

Afasia de Wernicke

En el área 22. Llamada también sensorial, aferente, receptiva, central,… Aparece en el 20% de los casos. Lenguaje espontáneo fluido con múltiples parafasias; La producción del lenguaje puede ser excesiva y carente de sentido (jerga); La sintaxis suele estar preservada, aunque puede aparecer paragramatismo; La denominación está alterada, así como la repetición y compresión; la lectura y la escritura también se suelen presentar alteradas.

Afasia Global

Zona de la arteria cerebral media del hemisferio izquierdo, acompañada generalmente de hemiplejia derecha severa y déficits neurofisiológicos. Supone una pérdida profunda de la función expresiva y receptiva del lenguaje, afectando a todos los parámetros lingüísticos; Ausencia casi total del lenguaje espontáneo, reducido a fragmentos silábicos y/o alguna estereotípica verbal; la compresión está muy alterada, así como la denominación, la repetición, la lectura y la escritura. Cuando el daño cerebral es masivo, el lenguaje automático que queda, y la realización de órdenes automáticas serían debidas al funcionamiento del hemisferio derecho, y pueden ser desencadenadas o influidas por aspectos emocionales. 

Afasia de Conducción

Se produce por la desconexión entre el área de Wernicke y el área de Broca. Habla espontánea fluida pero con parafasias fundamentales fonológicas. La compresión es buena, especialmente en comparación con la severa dificultad de repetir. La denominación se muestra alterada y al igual que el habla espontánea con la presencia de parafasias. Las alteraciones neuropsicológicas asociadas varían desde la ausencia de otros déficits cognitivos hasta la presencia de alteraciones en la memoria. También puede aparecer apraxia de tipo constructivo y hemianopsia. La localización es controvertida.

Afasia Transcortical Sensorial

Por lesiones en múltiples mecanismos corticales. Se localiza en la región temporo-occipital usualmente. Lenguaje espontáneo fluido, con la presencia de parafasias y ecolalia; En casos, una jerga semántica con falta de sentido. La compresión es pobre mientras la repetición está preservada. Denominación alterada. Disociación entre la lectura en voz alta que está preservada y alteración de la compresión lectora. La escritura también alterada. Pueden mostrar alteraciones somatosensoriales fundamentalmente en el lado derecho, así como alteraciones en los campos visuales.

Afasia Transcortical Motora

Se sitúa en la zona anterior y posterior del área de Broca. Se presenta una acusada reducción del lenguaje espontáneo y ecolalias, que a diferencia de la anterior no es seguida de la producción verbal. En algunos casos se encuentra disprosodia. En cambio la compresión y repetición están preservadas. La denominación está preservada en algunos pacientes y en otros se ve reducida. La lectura en voz alta es dificultosa, la comprensión lectora a veces está preservada y la escritura se muestra alterada.

Afasia Transcortical Mixta

También se denomina de “aislamiento” ya que la zona del lenguaje está intacta, pero aislada del resto por lesiones en zonas adyacentes (fronto-parietales). Supone una combinación entre las dos anteriores. Se muestra un habla espontánea pobre, compresión alterada con repetición preservada y lectura y escritura alteradas.

Afasia Anómica

Es el más leve y común de los trastornos afásicos. Su característica más importante es la dificultad para denominar, es decir, para encontrar palabras, fundamentalmente en sustantivos. El habla espontánea es fluida pero con múltiples anomalías y circunloquios; la repetición es buena y la compresión se muestra preservada; la lectura y escritura en la mayoría de los casos, suele estar preservada, aunque en ocasiones podemos encontrar alexia y agrafia. No hay acuerdo en su localización pudiendo estar la lesión en muchas zonas del cerebro. Es cuestionado por qué se dice que está presente en todas las afasias y por constituir el síntoma residual postratamiento del resto de afasias.

Afasias Subcorticales

Se producen por lesiones en la sustancia blanca, en ganglios basales y el tálamo sobre todo. Las características psicolingüísticas no se corresponden con las clasificaciones utilizadas para las afasias corticales. Alteraciones muy variables, con características tanto de la afasia de Broca como la de Wernicke, pero de evolución más rápida y mostrando una buena recuperación. La que se produce por infartos talámicos, suele mostrar las características de las afasias transcorticales, sobre todo la falta de activación y la fatigabilidad.

Afasias Puras

Afectan a una sola modalidad y de aparición muy infrecuente. Efecto de una separación o desconexión de los mecanismos lingüísticos, estando la zona del lenguaje intacta. Dentro de estas afasias se encuentran los siguientes síndromes:

  • Alexia sin agrafia: Afecta exclusivamente a la lectura, con dificultades para la compresión y lectura de palabras aunque pueden copiarlas. Algunos pacientes mantienen la capacidad para la lectura de letras. La lesión afecta a las ramificaciones de la arteria cerebral posterior izquierda en la zona occipital media y fibra comisurales. El área intacta del lenguaje queda aislada de las entradas de los estímulos visuales.

  • Agrafia: Afecta exclusivamente a la escritura, puede que por un daño cerebral difuso.

  • Sordera verbal pura: Síndrome poco frecuente que consiste en la baja capacidad de discriminación perceptiva de los sonidos del habla, presentando por tanto una incapacidad total para la compresión del lenguaje hablado. El lenguaje espontáneo y el resto de los parámetros lingüísticos son normales. La lesión se localiza en las vías que unen el sistema acústico con el área del lenguaje.