3.2. Sistemas perceptivos

Sistema Visual

La percepción de los estímulos visuales se inicia en la retina. Los fotorreceptores (conos y bastones) recogen la información y la envían a las neuronas especializadas (células glanglionares). Desde aquí la información conecta con el núcleo geniculado del tálamo y llega hasta la corteza visual primaria V1 (corteza estriada y extraextriada). Esta corteza está organizada topográficamente en relación con la retina. Además sus neuronas están especializadas en un tipo de respuesta: unas responden a líneas de orientación, otras a longitudes de onda para la percepción del color, y otras a la localización espacial de los objetos. Todas estas neuronas se agrupan formando módulos.

Desde V1 la información pasa a V2 y desde aquí existen dos vías: la parvocelular (ventral) que procesa la forma y el color y viaja hasta V4 y la corteza temporal inferior, llamada vía del “qué”; y la magnocelular (dorsal), que procesa el movimiento y la profundidad o ubicación espacial -visión esteróscópica-, que viaja hasta V3, V5 y la corteza parietal posterior, llamada vía del “dónde”. Este encapsulamiento funcional ha sido criticado, actualmente se mantiene como procesamiento preferente pero no exclusivo de cada una de las vías.

Sistema Auditivo

Parte de la activación de las células ciliadas situadas en la cóclea, que cuentan con una organización espacial para el procesamiento del tono (frecuencia de los sonidos). Tras conectar en el NGM (núcleo geniculado medial) del tálamo llega a la corteza auditiva primaria donde la información también está organizada tonotópicamente. Las respuestas a frecuencias altas se localizan en la zona occipitomedial de la circunvalación de Heschl y las bajas en la zona lateral. Esta consideración ha sido cuestionada en estudios recientes con neuroimagen. La información posteriormente, de forma lateralizada, accede a las áreas terciarias del lóbulo temporal, donde el sonido que corresponde al lenguaje se procesa en el hemisferio izquierdo, y el sonido no lingüístico en el derecho.

Sistema Somatosensorial

El sistema somatoperceptivo inicia el procesamiento de la información táctil, propioceptiva o nocioceptiva en el dermatoma correspondiente situado en la médula espinal de donde surgen dos vías de procesamiento:

  1. la vía lemniscal, para el procesamiento táctil, que viaja hasta el núcleo ventrolateral posterior (NVP) del tálamo; termina en la corteza somatosensorial.

  2. la vía anterolateral o espinotalámica para los estímulos dolorosos agudos, que va a los NPP (núcleos parafascicular posterior)  y ventrolateral del tálamo, de aquí a la corteza somatosensorial.  También con el sistema límbico y la corteza frontal según el estímulo.