17.6. Fármacos ansiolíticos

Los ansiolíticos, específicamente las benzodiacepinas se utilizan para controlar la ansiedad grave, los trastornos del sueño, insomnio, terrores nocturnos, y/o sonambulismo y los trastornos de exceso de inhibición.

Las benzodiaceptina más prescritas son: Valium, Librium y Klonopin. Otros fármacos ansiolíticos son los antihistamínicos: Benadril, Vistaril y Clor-Trimeton y los ansiolíticos atípicos: Buspar.

Los benzodiaceptinas provocan síntomas de abstinencia, disforia, ansiedad, aumento de la sensibilidad a la luz y al sonido, dolor de cabeza, sudor, temblores, insomnio, pesadillas, delirios y paranoia.

Contenido relacionado