17.4. Fármacos antidepresivos

Existen tres clases de antidepresivos: antidepresivos tricíclitos ADT; inhibidores selectivos de la recaptación de la serotonina ISRS; y antidepresivos atípicos e inhibidores de la monoaminoxidasa IMAO.

Entre los ADT, la imipramina es indicada para la depresión, la neurosis, la fobia escolar y los trastornos del sueño; la desipramina para el TDHA y trastornos del sueño; la nortriptilina para el trastorno depresivo mayor; y la clomipramina para el trastorno obsesivo compulsivo.

Los ISRS incluyen la fluoxetina-Prozac para el tratamiento de la depresión y trastorno obsesivo compulsivo; la sertralina-Zoloft; la fluvoxamina-Luvox; el citalopran-Celexa; y la paroxetina-Patxil.

Los IMAO más utilizados son la Fenelcina-Nardil y la Tranilcipromona-Parnate.

Estudio del tratamiento de adolescente con depresión (TADS)

El tratamiento combinado redujo los síntomas de depresión y fue más eficaz que la medicación o la TCC.

El 30% de los adolescentes tuvo ideas de suicidio, estas se redujeron en todos los grupos.

Alternativas de tratamiento secuencial para aliviar la depresión (STAR-D)

El NIMH financio el estudio de personas comprendidas entre 18 y 75 años con depresión. El estudio demostró que todos los sujetos remitían con tratamientos adicionales. Los pacientes que no habían respondido a tratamientos de dos antidepresivos anteriores y luego cambiaron a un tipo diferente de  antidepresivos solo tenían una mínima posibilidad de remisión al tomar la nueva medicación. Manifestaciones del trastorno: no haber estado casado, mayor deterioro del nivel social y ocupacional, peor calidad de vida, mayor comorbilidad médica y psiquiátrica, visión más negativa de la vida y de uno mismo, mayor número de episodios de depresión e intentos de suicidio.

Tratamiento de la depresión resistente en adolescentes (TORDIA)

Un estudio realizado a adolescentes entre 12 y 18 años que no respondían a tratamientos con un ISRS, Brent y cols investigaron otros antidepresivos con y sin TCC. Los adolescentes del estudio siguieron el siguiente tratamiento:

  • Cambio a un segundo ISRS, paroxetina, citalopram,o fluoxetina

  • Cambio a un antidepresivo difernte además de TCC

  • Cambio a ventafaxina

  • Cambio a venlafaxina además de TCC

Los adolescentes que cambiaron a un segundo ISRS y recibieron también TCC presentaron el mayor grado de mejoría. El tratamiento con venlafaxia fue igual de eficaz con menos efectos secundarios adversos que el IRSR.

Contenido relacionado