12.1. Problemas de articulación

Los trastornos neuroevolutivos relacionados con el lenguaje y el aprendizaje resultan de un déficit fonológico central, al igual que las dificultades en matemáticas que son consecuencia de problemas perceptivos y de razonamiento no verbal.

Hay algunos niños que simplemente presentan un retraso del lenguaje y otros que muestran dificultades para aprender sin problemas significativos de lenguaje, es decir, se pueden dar independientemente, aunque están íntimamente relacionados.

Los problemas de articulación (PA) disminuyen con la edad y su incidencia es aproximadamente el doble entre los hombres que entre las mujeres. En el pasado, se consideraba que los niños con PA tenían fundamentalmente problemas del sistema nervioso.

Las capacidades lingüísticas, sobre todo las habilidades de procesamiento fonológico, desempeñan un papel importante en los PA. Desde esta perspectiva, la producción de los sonidos al hablar se contempla a la luz de funciones de lenguaje globales, como la sintaxis, la semántica y la pragmática.

Hay 4 tipos de dificultades articulatorias:

  • Trastorno de articulación

  • Retraso

  • Uso constante de patrones de error infrecuentes

  • Pronunciación inconsistente

Aunque han existido intentos para determinar si los niños con trastornos de articulación también tienen un déficit general del lenguaje, sigue sin estar claro si los PA deben considerarse como trastorno lingüístico (trastorno fonológico) o neurológico (apraxia motora evolutiva).

Correlatos neuropsicológicos de los problemas de articulación

Los niños con PA:

  • Se parecen más a los que siguen un curso de desarrollo prototípico que los que tienen trastornos del lenguaje (TL) que presentan más problemas en la percepción del habla.

  • Tienen problemas leves de lenguaje expresivo funcionan de forma más parecida a los niños con desarrollo normal, que a los grupos con TL.

  • Tienen dificultades para controlar los movimientos involuntarios de brazos y para realizar tareas rápidas de coordinación motora fina, pero no al hablar.

  • No muestran dificultades de procesamiento verbal auditivo, ni en discriminación del habla.

  • Muy pocos presentan las dificultades que se observan en niños con TL.