6.1. El proceso de identificación organizacional

 

El primer objetivo de este tema es aclarar los conceptos de identidad personal e identidad social. El segundo objetivo gira alrededor del concepto de identificación y en qué condiciones se desarrolla.

La categorización y las categorías sociales

Explicación de la categorización social

Categorizar es clasificar. Es un proceso por el que reducimos la cantidad de información que procesamos. Simplificamos la realidad; es decir economizamos desde el punto de vista de los recursos psicológicos que invertimos en el proceso.

No hay acuerdo en qué medida la categorización deforma o refleja la realidad. La autora del tema declara, aludiendo a Herrera y Reicher (2008), que definimos a las personas como miembros de una categoría social porque se comportan como miembros de esa categoría. En otras palabras, la categorización es un juicio social verídico, lo que significa que las categorías psicológicas que utilizamos habitualmente reflejan con bastante fidelidad las características del mundo social.

Cómo se organiza la información social?

Cómo se organiza la información social?

Las categorías sociales son un sistema complejo que puede ser definido en varios niveles de abstracción.

Generalmente, las clases superiores son más amplias e inclusivas que las inferiores, más generales, más abstractas y con menos nivel de detalle. Las clases superiores incluyen a las clases inferiores dentro de sí.

Es importante tener en cuenta que los niveles categoriales no vienen definidos por atributos concretos, sino por el ámbito en el que las personas están siendo comparadas.

Como consecuencia, la forma en que nos categorizamos a nosotros mismos y a los demás determinará quién va a ser considerado similar y quién diferente, quién será un aliado y quién un extraño. En definitiva, categorizamos a las personas como miembros del endogrupo o del exogrupo.

Concepto de saliencia en la categorización social

La saliencia es el fenómeno por el cual un estímulo destaca sobre los demás. Es una función tanto del estímulo como del contexto –las personas somos comparadas-. Por ejemplo ser mujer rubia en

España es más saliente que ser morena. En Suecia –otro contexto- es al contrario.

Como la categorización depende del contexto, y este cambia constantemente, la categorización de nuestro grupo y de los demás también puede variar. España no tiene la misma imagen en una cumbre hispanoamericana que en una cumbre del G20.

Qué es identidad social y personal?

Identidad social vs identidad personal

La Teoría de la Identidad Social -TIS- parte de los estudios de Tajfel y col. Estos autores definen la identidad social como el conocimiento individual de que uno pertenece a ciertos grupos sociales, junto con algunas significaciones emocionales y valorativas que va unidas con esa pertenencia al grupo.

La identidad personal está basada en atributos únicos relacionados con el aspecto físico, las cualidades intelectuales y otros rasgos personales.

Tajfel concebía ambas identidades –personal y social- como extremos de una dimensión continua.

Conducta intergrupal vs conducta interpersonal

Hay una especie de alternancia entre identidad social y personal. Cuanto más fuerte e intensa sea una, menos lo será la otra.

Cuando la identidad social es saliente las personas interactúan en cuanto a miembros de los grupos; se manifiesta la conducta intergrupal. Cuando es la identidad personal la que se hace saliente, las personas se relacionan en cuanto a individuo; su conducta es interpersonal.

Turner : cuando se enciende la identidad social es cuando se hace posible la conducta intergrupal.

Este autor alude a un proceso de despersonalización, por el cual uno empieza a percibirse más como ejemplar intercambiable con los miembros del endogrupo.

La conducta intergrupal es despersonalizada.

La identificación organizacional

Ashforth y Mael (1989) inician la aplicación de los conceptos de la TIS al estudio de las organizaciones. En la medida de que la gente se perciba como miembro de un grupo, percibirá también que el destino de ese grupo es, cuanto menos en parte, el suyo propio.

Las personas se definen a sí mismas en relación con individuos de otras categorías – función relacional y comparativa-. Y aunque las categorías sociales suelen ser elementos de todo o nada (por ejemplo ser español, o ser mujer), sin embargo, la medida en que una persona se identifica con cada categoría es una cuestión de grado.

Las personas se identificarán más fuertemente con estas categorías en la medida en que esta pertenencia les haga sentirse bien, les permita sentirse valoradas.

 

Características de la identificación organizacional

  1. La identificación con un grupo es percibirse a sí mismo como psicológicamente entrelazado con el destino del grupo. La conducta y el afecto se dan frecuentemente como consecuencias de la identificación, pero no son la identificación en sí misma.
  2. La identificación social consiste en experimentar personalmente el éxito o el fracaso del grupo. A menudo la identificación se mantiene en situaciones que implican pérdidas o sufrimientos.
  3. Hay que diferenciar identificación social –YO SOY- de internalización de valores o de creencias –YO CREO-. Es decir puedo identificarme con un grupo, pero no por eso suscribir todos los valores del grupo. Por ejemplo, hay muchos católicos que no asumen todos los valores de la Iglesia.
  4. La identificación con un grupo es similar a la identificación con una persona, un héroe deportivo, o a una relación recíproca –esposo/esposa, médico/paciente- (aspecto relacional/comparativo).

Algunos fundamentos de la teoría de la identificación social -TIS-

ALGUNOS FUNDAMENTOS DE LA TEORÍA DE LA IDENTIFICACIÓN SOCIAL –TIS-

La Teoría de la Identidad Social mantiene que las personas nos identificamos con las categorías sociales en alguna medida para mejorar nuestra autoestima. A través de la identificación y de la comparación, las personas tomamos parte indirectamente del éxito y del estatus del grupo.

Este efecto es especialmente relevante en las competiciones deportivas o en las campañas electorales.

Por qué nos identificamos dentro de las organizaciones?

La identidad social de las personas en el ambiente laboral se puede deber no sólo a la organización en su conjunto, sino también a un grupo de trabajo determinado, un departamento, un grupo de edad, etc.

Concepto de distintividad en ámbito organizacional

La distintividad es la medida en que un grupo se diferencia o destaca de los demás. La distintividad facilita la identificación.

En ocasiones, los grupos que se han caracterizado por rasgos negativos, usan esos mismos rasgos como mecanismos defensivos y los transforman en positivos, minimizando o desacreditando la valoración negativa, haciendo de ella algo que los distingue. Así se explica parcialmente porqué las personas a veces se identifican con grupos contraculturales o perseguidos.

Concepto de prestigio del grupo

Relacionado con la autoestima. A mayor prestigio percibido de un grupo más probable es que la gente quiera identificarse con él. La identidad social permite asumir ese prestigio en parte como propio.

Este efecto se observa en la tendencia a la identificación con los ganadores -“subirse al carro del ganador”-, y explica como a veces un pequeño signo de popularidad se convierte en una aplastante mayoría.

La saliencia de los exogrupos

La conciencia de la existencia de los otros –los exogrupos- refuerza la conciencia del nosotros –el endogrupo.

Cuando dos grupos compiten, las fronteras que distinguen al propio grupo se dibujan con más nitidez, las normas y valores se subrayan y las diferencias nosotros-ellos se acentúan. En definitiva se produce un efecto de homogeneización, tanto sobre la percepción del endogrupo como del exogrupo.

Con qué o con quiénes se identifican las personas dentro de las empresas

En las organizaciones es más probable que se den identificaciones grupales que identificación organizacional.

Factores que afectan a la identificación con la organización

A través de la identificación, el estatus del grupo se refleja en el Yo, por lo tanto, y buscando una imagen positiva de sí mismo, se tiende a preferir grupos de alto estatus.

En relación con el tamaño del grupo la gente busca un balance óptimo entre dos deseos contrapuestos: el de pertenencia a un grupo –inclusividad- y el de distintividad individual –exclusividad-.

La semejanza también cumple una función facilitadora a la hora de identificarse con un grupo. Este efecto válido tanto para la similaridad entre las personas, como en la semejanza de las actividades grupales.

Por último el contexto modula la identificación social. La presencia de miembros de otros grupos y la medida en la cual son categorizados puede hacer saliente nuestra pertenencia a un grupo específico.

Por ejemplo, si estamos rodeados de musulmanes en una mezquita, se hará saliente nuestra condición occidental.

Los focos de identificación en la empresa

Las organizaciones suelen ser redes de grupos, y son los grupos los que, con mayor probabilidad, pueden hacer emerger sentimientos de identificación hacia ellas.

Los focos de identificación más probables serán los grupos de trabajo. Además, los individuos es posible que compartan y tengan más en común con sus grupos de trabajo que con la organización en su conjunto: trabajo cotidiano, destino e historia común.

La empresa también orienta a los empleados hacia la identificación grupal por medio de diferenciaciones en uniformes, vehículos, lugar de trabajo y privilegios.

Aspectos colaterales de la identificación grupal dentro de la organización

La fuerza de la identificación con el grupo puede impedir la movilidad dentro de la organización si los miembros del grupo se encuentran muy identificados con sus compañeros. La movilidad puede inducir a la desmotivación.

Pueden surgir aspectos negativos de una fuerte identificación, como sentimientos de competitividad entre diferentes grupos de trabajo.

Las intervenciones diseñadas a aumentar la identificación serán más fáciles de llevar a cabo si se hacen a nivel de grupos de trabajo que si se hacen a nivel de organización como un todo.

Las normas grupales no van siempre en la misma dirección que las normas de la organización. Si la norma de grupo es de bajo rendimiento, la identificación grupal puede ser un obstáculo para el logro de los fines de la empresa.

 

Contenido relacionado