1.1. Conociendo el ámbito de las organizaciones

 

Dificultades derivadas del estudio de las organizaciones

En primer lugar, las organizaciones son formaciones sociales complejas que incluyen una gran variedad de aspectos lo que significa que ésas pueden ser estudiadas desde muy diversas perspectivas. De esta forma, las organizaciones no sólo han sido objeto de estudio de la psicología, sino que también la sociología, la economía, la antropología, la historia o la ciencia política se han interesado en aspectos tales como el funcionamiento de la organización, su impacto o sus productos y resultados.

Los psicólogos se centran en el estudio del comportamiento de los individuos y grupos que constituyen la organización.

En segundo lugar, la dificultad de proponer una definición consensuada y exhaustiva de éstas.

En tercer lugar, también resulta complicado llegar a un acuerdo respecto a la propia evolución de la Psicología de las Organizaciones y su estudio nos sumerge en un ambiente difuso de fechas y autores. Así, algunos autores plantean un desarrollo cronológico en donde las escuelas y movimientos se suceden de forma sincrónica, mientras que otros autores defienden presentaciones basadas en otros términos.

Para intentar hacer frente a estas dificultades, una propuesta interesante es la de Porter,

Lawler y Hackman quienes en 1975 enumeraron una serie de características propias de las organizaciones:

  • Compuestas por individuos y grupos.
  • Persiguen fines y objetivos específicos.
  • Funciones diferenciadas.
  • Cierta permanencia temporal.
  • Dirigidas y coordinadas racionalmente.

Respecto a los fines de la organización, se puede concluir que un fin común a la mayoría de las organizaciones es su supervivencia y permanencia en el tiempo. Pfeffer sugiere que las organizaciones se caracterizan por representar "un proceso de lograr el apoyo suficiente para continuar existiendo".

Respecto a su composición, en primer lugar, la pertenencia a una organización es algo que se otorga de forma explícita. Un rasgo característico de las organizaciones es la conciencia de sus miembros de que forman parte de dicha organización, esto es, se autocategorizan como miembros de ella. Además, en el ámbito organizacional, la identidad social predomina sobre la identidad personal y las personas tienden a describirse y a comportarse en función del grupo u organización ala que pertenecen frente a la identidad personal que sería la descripción que la persona hace de sí misma en función de sus características personales.

En cuanto a las funciones diferentes que supone una organización, éstas derivan en primer lugar de los distintos roles que se asignan a los miembros de esa organización, pero, además, en segundo lugar por la pertenencia a distintos grupos. Esta diferenciación y especialización va a necesitar de todo un aparato que las dirija y coordine con el objetivo de conseguir las metas de las organizaciones.

Sin embargo, la propuesta de Porter, Lawler y Hackman tampoco está exenta de problemas, fundamentalmente en lo que a las metas se refiere. Resulta muy complicada definir qué es una meta. Algunos miembros de la organización pueden desconocer tales metas y, a pesar de que estos miembros conozcan tales metas pueden no compartirlas. Además, algunos autores han sugerido que las organizaciones actuales no se ajustan al concepto de organización tradicional puesto que hoy en día, los límites de éstas son cada vez más difusos siendo la práctica de las subcontratación (outsourcing) un ejemplo de ello.

Las organizaciones y sus metáforas

El término organización puede englobar formaciones sociales muy diversas que compartan pocos elementos comunes con otras organizaciones. Además, la concepción que se tenga sobre las organizaciones influye sobre su creación. El fundador que conciba que los empleados son vagos por naturaleza y que por ello necesitan control, disciplina y jerarquía será muy distinto al fundador que piense en otros términos.

Morgan señala que el uso de metáforas (en términos de A es como B) puede ayudar a comprender la compleja y paradójica realidad organizacional.

Metáforas empleadas en el estudio de la organización:

  • Organización como máquina: Está diseñada para que los seres humanos se adapten a sus necesidades.
  • Organización como organismo: es un organismo vivo y adaptable como nuestros cuerpos. De esta forma nacen, crecen, se desarrollan, declinan y mueren.
  • Organización como organismo: es racional, capaz de resolver problemas, es autocrítica e innovadora. Aprenden y se autoorganizan para hacer frente a las contingencias del entorno. Presenta una rica conectividad entre partes y dispone de sistemas especializados y también generalizados.
  • Organización como prisión psicológica: Se intentan comprender los conflictos de intereses que figuran en las actividades organizacionales. En una aproximación más extrema: la organización y algunas personas imponen su voluntad para conseguir ciertos fines.
  • Organización como flujo de cambio: es un sistema generativo que se desarrolla, crece y se regenera.
  • Organización como sistema complejo: implica un conjunto de unidades o elementos que interaccionan entre sí y realizan alguna actividad común. Como sistema complejo enfatiza la idea de que en la Organización predominan procesos de carácter no lineal, fenómenos autoorganizativos, caóticos, que poco tienen que ver con el modelo racional de organización.

Por otra parte, desde una aproximación Psicosocial, Statt abstrae tres rasgos fundamentales de las organizaciones:

  1. Son grupos con identidad social que son psicológicamente significativos para los individuos que pertenecen a ellos.
  2. Se caracterizan por la coordinación, de manera que la conducta de los sujetos está ordenada y estructurada de manera peculiar.
  3. Esta estructura está orientada hacia un resultado particular.

 

Contenido relacionado