8.1. Las expectativas: variables previas a la conducta

El locus de control

Se define como la creencia que tiene una persona de que su respuesta influirá, o no, en la consecución ddd un esfuerzo. Se entiende como una fuente de diferencias individuales a partir de su consideración como una dimensión de personalidad, en uno de cuyos extremos o polos estaría el externalismo, y en el extremo opuesto, el internalismo.

Items tomados de la Escala de Control Interno-Externo (Rotter, 1966):

Nº 4

  • A la larga la gente logra el respeto que se merece en este mundo.

  • Por desgracia, los méritos de un individuo pasan a menudo desapercibidos, por mucho que se esfuerce.

Nº 10

  • En el caso del estudiante bien preparado raras veces se da, si es que se da, lo del examen injusto.

  • Muchas veces las preguntas de los exámenes tienden a astar poco relacionadas con el trabajo del curso, que el estudio es realmente inútil.

Nº 11

  • Alcanzar el éxito es cuestión de trabajo duro. La suerte tiene poco, o nada que ver en ello.

  • Conseguir un buen trabajo depende de estar en el lugar exacto en el momento preciso.

Nº 17

  • En lo que se refiere a los asuntos mundiales, la mayoría de nosotros somos víctimas de fuerzas que no podemos comprender, ni controlar.

  • Tomando parte activa en los asuntos sociales y políticos, la gente puede controlar los asuntos mundiales.

Nº 28

  • Lo que me sucede es el resultado de mis propias acciones.

  • Algunas veces siento que no tengo demasiado control.

Items tomados de la Escala Multidimensional de Locus de Control para la Salud ( Wallston, Wallston y DeVellis, 1978):

  • Internalidad
    • Si me pongo enfermo, el tiempo que tarde en recuperarme dependerá de lo que yo haga.

    • Mi salud depende de mí.

    • Lo que más va a influir sobre mi salud es lo que yo haga.

  • Otras personas relevantes
    • Visitar regularmente a mi médico es la mejor manera de evitar ponerme enfermo.

    • Cuando no me encuentro bien, debería consultar un médico.

    • Respecto a mi salud, sólo puedo hacer lo que el médico me diga que debo hacer.

  • Suerte
    • No importa lo que haga, si tengo que ponerme enfermo, me pondré de todos modos.

    • La mayor parte de las cosas que afectan a mi salud es, suceden accidentalmente.

    • El tener buena salud es, en gran medida, una cuestión de suerte.

La autoeficacia percibida

Se entiende como el juicio que la persona hace en relación con su capacidad para afrontar situaciones específicas. La percepción de autoeficacia influye en patrones de pensamiento, motivación, rendimiento y activación emocional.

El éxito puede llevar a aumentar la autoeficacia y el esfuerzo en tareas futuras, o bien a una relajación del mismo, o bien a la búsqueda de nuevos estándares más elevados en los que invertir un mayor esfuerzo y dedicación.

El fracaso, podría llevar a abandonar la tarea, o a continuar esforzándose dependiendo del valor del resultado para la persona y de su sentido de autoeficacia de cara a un futuro esfuerzo.

Persuasión verbal: cuando uno anima para hacer determinadas cosas destacando las cualidades que tiene y la confianza en que la persona puede hacerlo.

Los estados emocionales y fisiológicos pueden afectar a la autoeficacia si llegamos a asociar un mal rendimiento o un fracaso con activación fisiológica desagradable, y un éxito con emociones agradables.

Las creencias de autoeficacia tienen un efecto importante en el bienestar físico y psicológico de las personas, contribuyendo a un afrontamiento más adecuado de las situaciones estresantes, favoreciendo un estímulo de vida más saludable o el cambio de conductas o hábitos insanos.

Evidencia conjunta

Expectativas importantes en la adaptación de la conducta:

  • Expectativa del resultado: creer que una conducta producirá un determinado resultado.

  • Expectativa de autoeficacia: se siente capaz de superar los problemas.

  • Expectativa de control: piensa que los resultados que obtiene son consecuencia de las conductas que realiza.

Estos tres constructor están relacionados entre sí