2.8. Niveles de organización del ADN: el cromosoma eucariótico

En la actualidad el cromosoma es la molécula de ácido nucleico que actúa como portadora de la información hereditaria. Por tanto, es el ARN de algunos virus, la molécula de ADN de procariotas y cada una de las que se encuentran en el núcleo de la célula eucariota.

En las eucariotas el aspecto del material hereditario varía desde la estructura solida del cromosoma metafásico, a la estructura amorfa y disgregada durante la interfase celular llamada cromatina. Lo que distingue un nivel y el otro es el grado de condensación del ADN.

La cromatina tampoco presenta un estado homogéneo de compactación, se presenta como eucromatina (empaquetamiento menor) o heterocromatina, más condensada. Los diferentes niveles de organización de la cromatina están relacionados con el grado de expresión génica.

Cada cromosoma está constituido por una sola molécula de desoxirribonucleico unido a proteínas (Mayoritariamente histonas) que sirven para que el ADN se condense de una forma ordenada alcanzado los diferentes niveles de organización, siendo el más básico el nucleosoma y estando compuesto por varios tipos de histonas y ADN. El nucleosoma representa la unidad más básica de condensación de ADN.

En el cromosoma metafásico, el nivel de concentración es unas 1400 veces mayor que el alcanzado con los nucleosomas, se consigue mediante com-pactación se consigue por sucesivos procesos de plegamiento de unos niveles de organización para alcanzar otros superiores. El nucleosoma representa el primer nivel y el cromosoma el último.

El cromosoma eucariótico está formado por ADN de diferente naturaleza. Un 10% está constituido por ADN altamente repetitivo. Su función no es conocida y no hay pruebas de que se transcriba. Otro 20% lo forma el ADN moderadamente repetitivo, relacionado con zonas de reconocimiento para la actuación de determinadas enzimas, con genes que se encuentran en múltiples copias tales como las del ARNr o los de las histonas y con los genes de los anticuerpos. El 70% restante son secuencias de copia única o escasamente repetitivas, en su mayoría, genes estructurales. No obstante, de este 70% la mayor parte está constituido por intrones, por lo que se estima que realmente solo entre un 1-5% del ADN es transcrito y traducido a cadenas polipeptídicas.

El conjunto de todos los genes que portan los cromosomas de un individuo, constituyen su genoma. (Humanos entre 25.000-30.000 genes).

Las secuencias reguladoras son segmentos no codificantes relacionados con: el punto de comienzo de la replicación; los puntos de inicio de la recombinación del ADN; el inicio y final de la transcripción de los genes estructurales y la regulación de la expresión génica.

Contenido relacionado