9.2. Cuándo ayuda la gente?

Para contestar esa pregunta, estudiaremos dos cuestiones:

  • Las características de la situación.

  • Las personas que necesitan ayuda.

Características de la situación

La intervención o no en casos de emergencia es el restado de un proceso de decisión que tiene lugar en la mente del individuo, proceso en el cual influyen una serie de factores situacionales que inclinarán la decisión hacia la ayuda o hacia la no intervención.

¿Cómo influyen las características de la situación en la decisión de ayudar o no?

Para que un individuo, que se encuentra ante una emergencia se decida a prestar ayuda, e primer lugar, tiene que darse cuenta de que algo anómalo esta ocurriendo.

Si la persona no se da cuenta de que esta pasando algo anormal, no hará nada, pero si percibe el suceso en cuestión pueden ocurrir dos cosas:

  • Que lo interprete como una emergencia en la que alguien necesita ayuda.

  • Que no interprete así.

Concepto de "ignorancia pluralizada": consiste en inhibir la expresión de una actitud o emoción porque se piensa que la mayoría no la comparte, aunque en realidad no sea así (Latané y Darley).

Las personas, a la hora de interpretar una situación ambigua, se guían más por lo que dicen o hacen otros como ellos que por las acciones de personas muy diferentes.

"Difusión de la responsabilidad": la presencia de más de un observador en una situación de emergencia o donde alguien necesita ayuda puede hacer que ninguno de ellos se sienta personalmente responsable de actuar.

Características de la persona que necesita ayuda

A la hora de ayudar hay una relación de semejanza y atracción. Las personas que no son semejantes a nosotros, a la hora de ayudarle nos pueden resultar amenazantes y es divicil predecir cuál será su reacción ante nuestro ofrecimiento de ayuda.

Proceso de culpabilización de la víctima:

  • La tendencia a ayudar a alguien es mayor, en principio, si se considera que su problema se debe a circunstancias ajenas y fuera de su control que si se atribuye la causa a esa persona.

  • Cuando más semejante es esa persona, mayor es nuestra tendencia a considerar que no tiene la culpa de lo que le pasa.