1.1. Qué es y qué no es la Psicología Social?

La Psicología Social es la disciplina que estudia las relaciones entre procesos psicológicos y contexto social. Es decir, es el estudio de cómo las personas pensamos y sentimos acerca de los demás, de cómo nos comportamos al relacionarnos unas con otras, y de cómo en esos pensamientos, emociones y conductas influye el contexto social, o sea, otras personas.

Principios básicos

Los principios básicos son los que guían a los psicólogos sociales cuando investigan y elaboran modelos explicativos de los procesos que estudian.

Multiples determinantes de los procesos psicológicos

Los procesos psicológicos son el producto conjunto de tres factores:

  1. La influencia de los demás.

  2. Nuestras características personales.

  3. Nuestra naturaleza biológica heredada a lo largo de nuestra historia evolutiva.

La influencia de los demás

La psicología social parte del supuesto de que nuestros pensamientos, emociones y conductas son, producto de la influencia de los demás. Es importante entender que las personas no somos meros blancos de la influencia de los demás. Nosotros somos también parte del contexto social para otros y, por tanto, les influimos, es decir, la influencia social es bidireccional.

Realidad objetiva frente a realidad construida

La realidad social afecta a nuestra forma de pensar, de sentir y de comportarnos, pero no lo hace directamente, si no tal como nosotros la vemos y la interpretamos. Esta percepción e interpretación de la realidad depende, a su vez, de procesos psicológicos básicos y universales, como la cognición, la motivación o la emoción, y de la influencia de los demás.

La importancia del pensamiento no racional

El pensamiento, la memoria, las actitudes, actúan a lo largo de un continuo entre dos formas diferentes de procesamiento: una consciente o deliberada y otra inconsciente y automática. Se trata de un procesamiento intuitivo al que recurrimos sin darnos cuenta en la gran mayoría de situaciones cotidianas.

Contenido relacionado