4.6. Evaluación de las clasificaciones: fiabilidad y validez

Atendiendo a la metodología utilizada en la evaluación psicométrica, se pretendieron trasladar los 3 métodos (de forma alternativa, test-retest y consistencia interna) que examinan dichas fuentes de error, al diagnóstico clínico:

  • Fiabilidad interjueces: equivalente a fiabilidad mediante formas paralelas o alternativas en términos psicométricos. Se ha utilizado el estadístico kappa para evaluar el grado de concordancia interdiagnosticadores. La sustitución de definiciones abiertas y genéricas por otras más precisas ha mejorado los índices de fiabilidad. La mejora ha sido mayor en los trastornos del Eje I que en los del Eje II. La fiabilidad interjueces puede estar afectada por el método que se utilice para obtener los datos, por el tipo de datos a valorar, por la situación específica en que tiene lugar o por la fuente específica elegida para la obtención de los datos.

  • Fiabilidad temporal: es la consistencia de las medidas en diferentes momentos, equivalente a test-retest. Apenas hay datos de estabilidad del diagnóstico, excepto algunos trabajos en trastorno de personalidad. Algunos autores indican que el estudio de la estabilidad temporal tiene más que ver con la validez que con la fiabilidad, ya que en el diagnóstico clínico, los cambios observados en la medición de la conducta no son siempre atribuibles a una posible inconsistencia de medida, sino que pueden deberse a cambios en la conducta misma.

  • Consitencia interna: también se llama consitencia inter-ítem o fiabilidad de las dos mitades en psicometría. Aplicado al diagnóstico se podría esperar una fuerte relación entre los criterios diagnósticos de una misma categoría clínica si se parte del supuesto de la covariación de respuestas en un sistema clasificatorio.

Las medidas psicométricas de los distintos tipos de validez también se han intentado trasladar al diagnóstico psicopatológico:

  • Validez de contenido: supone el examen sistemático de un test para determinar si cubre una muestra representativa de las conductas que pertenecen al dominio que se pretende medir. En una clasificación, equivale a comprobar si los criterios que definen una categoría muestran todos los aspectos clave de ese trastorno.

  • Validez de criterio: implica la comparación de las puntuaciones de un test con la ejecución del sujeto en un determinado criterio.

  • Validez de constructo: grado en el que un sistema de valoración puede afirmarse que mide un constructo teórico. También tiene que ver con el grado de relación de un procedimiento de valoración con otro ya conocido del constructo. La validez de contenido y de criterio contribuyen a la de constructo.

Es más importante la validez que la fiabilidad diagnóstica. Se ha sugerido que se ha mejorado la fiabilidad y no la validez en las últimas ediciones del DSM.

Los parámetros utilizados para establecer la validez de constructo de una determinada categoría clínica son: la descripción clínica y delimitación de unos síndromes respecto a otros, la historia natural del trastorno, estudios sobre el resultado de aplicación de tratamientos, estudios familiares, factores físicos y neurológicos y estudios de laboratorio y evaluación psicodiagnóstica.

Para evaluar las clasificaciones, Skinner propuso un paradigma integrado que podría basarse en los principios de la validación de constructo a través de un constante intercambio entre el desarrollo teórico y análisis empíricos en tres fases:

  1. Formulación teórica: definición precisa de los constructos psicopatológicos, relaciones funcionales mutuas y relaciones hipotéticas con variables extrañas, como la etiología o el resultado de la aplicación de un procedimiento terapéutico.

  2. Validación interna: su objetivo es la operativización de los constructos y el examen de las diversas propiedades internas de la clasificación.

  3. Validación externa: estudios encaminados a corroborar el valor pronóstico de las categorías diagnósticas, significación clínica, validez descriptiva y generalización.

Una clasificación psiquiátrica debería poder ser falseada.

Los requisitos de una taxonomía según Millon son:

  • relevancia clínica y simplicidad, aunque esto no garantiza la validez ni la utilidad,

  • amplia representación,

  • robustez concurrente, que las agrupaciones se mantengan ante nuevas condiciones, respondiendo a un principio de generalidad cruzada.