17.4. Características conductuales y de personalidad de los psicópatas

Características de personalidad

Empatía e insensibilidad emocional

Cleckley señalo que la existencia de una respuesta emocional deficiente o anormal es la característica más sobresaliente de la psicopatía. La incapacidad para amar o la pobreza de las relaciones afectivas aparecen siempre recogidos en las descripciones de este trastornos. Los estudios de Patrick, Bradley y Lang sobre los reflejos ante sobresaltos acústicos confirman la asociación entre la psicopatía y una anómala experiencia emocional. En los delincuentes no psicópatas, al igual que ocurre con estudiantes normales, la magnitud de los reflejos es mayor ante imágenes desagradables y menor cuando es positiva la cualidad afectiva de la imagen. Por el contrario este efecto no aparece en los psicópatas, para los que la respuesta refleja estímulos con contenido afectivo es menor en comparación a la de los estímulos neutrales. Este inusual patrón de reflejos en los psicópatas aparece relacionado con el factor de desapego emocional del inventario de Hare (factor I).

Estas diferencias confirman lo que se ha denominado la demencia semántica de los psicópatas, es decir, la discordancia entre el lenguaje y la conducta emocional. También se confirma el psicópata como un individuo incapaz de comprender sentimientos de los demás y de situarse en su punto de vista.

Impulsividad y demora de la gratificación

La impulsividad es otro rasgo de los psicópatas. Blackburn señalo que la impulsividad es un criterio necesario y hasta suficiente para identificar a los psicópatas. La impulsividad entendida como un fracaso para planificar, se recoge como uno de los criterios diagnósticos del trastorno antisocial en el DSM-III-R, y aparece incluido en los instrumentos que evalúan la psicopatía, siendo uno de los factores principales en escalas como el SHAPS o la PCL.

Búsqueda de sensaciones

Según los postulados de Quay, Zuckerman, existe una estrecha asociación entre la busqueda de sensaciones y la psicopatía, sobre todo cuando ésta se define en base a criterios psicométricos y cuando se diferencian los tipos primarios y secundario. Algunos datos discrepantes alimentan las posturas críticas contra la explicación de que los psicópatas sean más buscadores de sensaciones (Howard 1989). Las medidas de búsqueda de sensaciones solamente correlacionan con el factor de desviación social de la PCL (Harpur y cols).

Desarrollo moral

Las investigaciones sobre sobre el desarrollo moral se han realizado desde la perspectiva cognitivo-evolutiva, y han empleado de forma principal, sujetos adolescentes, confirmando que los delincuentes juveniles presentan perspectivas egocéntricas y concepciones inmaduras morales.

Jurkovic y Pretenci, encontraron que los delincuentes psicópatas tienen modos de razonamiento cognitivo y moral más inmaduros que los otros grupos de delincuentes o controles. Trevethan y Walker mostraron que existe una asociación entre el inventario de psicópata de Hare y medidas de conducta y desarrollo moral.

Pese a que los estudios arrojan conclusiones consistentes, no esta claro hasta qué punto la inmadurez moral es una nota definitoria de la psicopatía y no es un déficit asociado a la implicación en conductas antinormativas.

Conducta antisocial

McCord y McCord, ya señalaban que la conducta delictiva no puede identificarse con la psicópata, el comportamiento antisocial ha sido frecuentemente considerado como una de sus características esenciales. La psicopatía se ha asociado a la conducta antisocial de carácter violento y persistente. Los psicópatas definidos por altas puntuaciones en la PCL-R, muestran una mayor incidencia de delitos violentos que los no psicópatas.

La provabilidad de reincidencia para el grupo de psicópatas fue muy superior a la de no psicópatas.

La psicopatía se ha asociado también con problemas de alcohol y drogas. Lewis, Cloninger y Pais, han encontrado mayores tasa de prevalencia de alcoholismo y uso de drogas en delincuentes con desorden de la personalidad antisocial. Smith y Newman informaron que existe una concurrencia de los fenómenos del alcoholismo y la psicopatía.

Contenido relacionado