1.7. Apoyo social

El apoyo social constituye los recursos sociales para el afrontamiento. Implica la presencia y el producto de relaciones humanas estables. Según Payne y Jones debe incluir varios elementos primarios:

  • Dirección (según sea aportado, recibido o ambas cosas a la vez)

  • Disposición (disponibilidad en cantidad y calidad y utilización real de los recursos)

  • Descripción/evaluación (¿pueden ser descritos y evaluados la naturaleza y la cualidad del apoyo social?)

  • Contenido (emocional, instrumental, informativo o valorativo)

  • Redes sociales.

Desde el punto de vista de la salud resulta más relevante el apoyo percibido que el apoyo real. Vaux y colbs crearon una escala para evaluar el apoyo social percibido, la Social Support Behavoirs (SS-B), que aborda 5 modos de apoyo social: 1) apoyo emocional, 2) socialización, 3) asistencia práctica, 4) ayuda financiera, 5) consejo/ayuda. El principal problema de esta escala es que es demasiado amplia. Una alternativa es el Cuestionario Breve de Apoyo Social (CBAS).

De acuerdo con el modelo de amortiguación, el apoyo social actúa protegiendo al individuo durante los momentos de estrés potenciando la adaptación del individuo. El apoyo social puede reducir el impacto del estés:

  • Eliminando o reduciendo el propio estresor.

  • Reforzando la capacidad del individuo para hacer frente al estresor.

  • Atenuando la experiencia del estrés una vez que éste se ha puesto en marcha.

La hipótesis de los efectos indirectos presupone que el apoyo social ejerce efectos positivos primarios sobre la salud, siendo estos efectos independientes de los efectos del estrés. Se han aportado datos a favor de ambos modelos.

Los efectos directos del apoyo social sobre la salud se han postulado porque el hecho de estar integrado en grupos facilita experiencias individuales positivas (autoestima, afecto positivo, sensación de control….), que protegen al individuo de los trastornos físicos y mentales. En cambio, los efectos indirectos se determinan más fácilmente cuando el apoyo social es operativizado según los recursos sociales disponibles en un contexto estresante.

La hipótesis de la amortiguación es la que ha sido más ampliamente probada. Este modelo implica dos interpretaciones diferentes. Una es la hipótesis moderadora, que predice una interacción entre el estrés psicosocial y el apoyo social sobre el bienestar. La correlación entre el estrés y el apoyo social es baja o nula (son independientes). La otra es la hipótesis supresora, que parte de una relación aditiva entre el estrés, el apoyo social y el bienestar. Los efectos directos del estrés son minimizados por el efecto indirecto del apoyo social. El estrés correlaciona con el apoyo social.

Algunos estudios sugieren que los aspectos negativos del apoyo social (ausencia de relaciones íntimas), pueden constituir en sí mismos un factor de riesgo para desarrollar depresión aún en ausencia de sucesos vitales estresantes. El aparente beneficio del apoyo social puede en gran parte ser secundario a la ausencia de los efectos deteriorantes de las relaciones conflictivas o inseguras. Así, la cuestión relativa a cómo el apoyo social amortigua el estrés, se complementa con otra basada en cómo las relaciones disfuncionales perjudican el afrontamiento.

Contenido relacionado