La conducción desde una perspectiva psicosocial

Algunos aspectos que se analizan en psicología social, como actitudes, cogniciones y emociones, entre otros, influyen en la conducta que muestran los conductores cuando transitan por túneles carreteros.

Por ello, se aplicarán algunas teorías psicosociales con la finalidad de tratar de entender por qué ciertos conductores se comportan de una manera y otros de otra. Debe matizarse que no se considerarán los diferentes rasgos de personalidad que también influyen en el comportamiento humano ya que este no es el objeto de la psicología social aplicada.

La Asociación Mundial de Carreteras (Permanent International Association of Road Congresses, PIARC) define el túnel como una construcción longitudinal cubierta, de sección circular o rectangular, destinada a permitir el paso subterráneo de una vía, un ferrocarril, vías de metro o tranvía, coches, camiones, autobuses, ciclistas y peatones.

La longitud es uno de los parámetros más relevantes para la percepción de riesgo. Para tener en cuenta este indicador existe cierto consenso en el hecho de que los túneles son cortos hasta los 500 m y se consideran largos cuando sobrepasan el kilómetro de longitud. A estas medidas hay que añadir la geometría de la vía, el pavimento, la intensidad del tráfico y si circulan por ellos mercancías peligrosas (Christensen, Saetre y Sastre, 1993; Blasco, 2000).

Ahora bien, ¿qué motivo acerca a los psicólogos al estudio de estas obras de ingeniería? Posiblemente, una de las causas sea el impacto de los accidentes acontecidos en los últimos años. Estos sucesos han sensibilizado a la opinión pública y han permitido investigar no solo los elementos estructurales sino también el comportamiento humano en la conducción (Shinar, 1978; Sartre, 2004).

Por ello, en las siguientes páginas se analizarán los factores psicosociales que han tratado de dar respuesta a este comportamiento. En este sentido, se comenzará exponiendo los elementos que forman las teorías de la acción razonada y la conducta planificada, y posteriormente se abordarán la percepción de riesgo y los sesgos cognitivos que muestran los conductores cuando circulan por estos espacios. A continuación, se mostrarán los estados emocionales que provocan la conducción a cielo abierto y a través de un túnel. Además, y con el propósito de abordar empíricamente algunas de estas cuestiones, se presentarán algunos de los resultados encontrados en un estudio que se realizó con conductores españoles y que permitió, entre otras cuestiones, detectar diferencias en el comportamiento de los conductores profesionales y en el de los no profesionales. El lector también podrá examinar las diferencias que se producen en función del género (FOM /624/2003,2007). Finalmente, se expondrán algunas sugerencias de intervención dirigidas a promocionar una conducción más segura, dado su interés.