Historia de las aplicaciones en Psicología Social

Enfoques sobre la historia de la psicología social aplicada

El reciente enfoque de Hogg y Vaughan (2010) sobre la historia de la psicología social lleva a dos conclusiones entrelazadas. La primera trata de que las aplicaciones psicosociales existen desde épocas muy tempranas. La segunda se refiere al hecho de que estas aplicaciones no eran algo marginal en la disciplina, algo subsidiario de los esfuerzos teóricos y de investigación, sino que representaban desarrollos que encerraban interés en y por sí mismos.

Otros muchos psicólogos sociales coinciden con las apreciaciones de Hogg y Vaughan.

Puede servir como ejemplo el trabajo de Michael Argyle (1980) quien, entre las aplicaciones psicosociales realizadas antes de 1970, enumera las siguientes: intervenciones para eliminar actitudes raciales y prejuiciosas y para promover mejoras en la salud mental, formación de maestros en habilidades sociales, diseño ambiental y, muy especialmente, contribución de muchos psicólogos sociales a la decisión del Tribunal Supremo de Estados Unidos en 1954 de abolir la segregación racial en ese país.

Un enfoque reciente sobre la historia de las aplicaciones de la psicología social

La situación actual de las aplicaciones psicosociales se caracteriza, sobre todo, por su complejidad, evidente en el reciente trabajo de Ross, Lepper y Ward (2010). Estos autores comienzan señalando que casi todas las em­presas aplicadas en que se han embarcado los psicólogos sociales prestan atención a las tres grandes áreas de teorización e investigación psicosocial.

Como se podrá apreciar en los distintos capítulos del libro, estos tres temas reaparecen en los diversos ámbitos de aplicación (ambiental, político, salud, jurídico, educacional, familiar y grupos estigmatizados), así como en el resto de aplicaciones. Sin embargo, como señalan Ross et al. (2010), las aplicaciones son también, al menos en parte, una respuesta a los acontecimientos sociales contemporáneos. Se podría afirmar que la agenda de la disciplina es el resultado de la interacción de teorías e investigaciones psicosociales y fenómenos sociales.

A modo de resumen, Ross et al. (2010) aportan tres ideas de interés para comprender las aplicaciones de la psicología social desde la perspectiva histórica: importancia de la evaluación, aplicabilidad de la investigación de laboratorio y la lección fundamental que cabe extraer de la historia de las aplicaciones psicosociales.

Importancia de la evaluación

La investigación aplicada ha valorizado las medidas que analizan de forma directa o indirecta los procesos de los cuales se espera que surja el cambio. Evaluar consiste, sencillamente, en averiguar, primero, si una intervención produjo realmente cambio en algún factor o proceso que lo necesitaba (en opinión de los diseñadores del programa) y, segundo, si ese cambio en el proceso se asocia con los resultados obtenidos.

Aplicabilidad de la investigación de laboratorio

Existe un amplio abanico de aplicaciones psicosociales surgidas directamente de la experimentación de laboratorio:

  1. Procesos psicosociales en el deporte;
  2. Psicología ambiental
  3. Conducta de movilidad urbana
  4. Psicología de la conducción
  5. Psicología Social en la Salud
  6. Psicología Social en el envejecimiento
  7. Psicología Social y obesidad.
  8. etc.

 

Lección fundamental

Las aplicaciones psicosociales realizadas a lo largo de la historia de la disciplina permiten extraer una lección fundamental: los problemas individuales y colectivos de conducta desempeñan un papel protagonista en las cuestiones sociales más difíciles que preocupan a la sociedad. Se trata, seguramente, de una de las convicciones fundamentales a las cuales conduce el trabajo aplicado en psicología social.

La lista de ejemplos sería prácticamente interminable. Este protagonismo de la conducta individual y colectiva da relevancia al trabajo realizado por la psicología social.