5.3. Condiciones de aplicación de la desensibilización sistemática

La desensibilización sistemática está especialmente dirigida a miedos fóbicos muy concretos, por ejemplo al tratamiento del miedo a procedimientos clínicos dolorosos en niños, la elección de la desensibilización sistemática debe basarse en tres consideraciones esenciales.

Elección de candidatos susceptibles de ser tratados con desensibilización sistemática:

  1. La desensibilización sistemática es mas eficaz en fobias concretas que el TA en general como la agorafobia, la fobia social o el TOC, en estos casos los miedos excesivos hacen de la técnica una mala elección.
  2. Los resultados de la desensibilización sistemática serán mejores cuando el miedo no se deba a la falta de alguna habilidad por parte del paciente, por ejemplo el nerviosismo ante los exámenes por saberse no suficientemente preparado.
  3. Los problemas fóbicos que se traten con la desensibilización sistemática, no deben estar sustentados en las creencias de los pacientes, por ejemplo, si una persona tiene fobia a los perros pero no es consciente de que la probabilidad de ser atacada por estos es muy baja, no sería una buena candidata a la desensibilización sistemática, habría que primero trabajar la reestructuración.