3.4. Técnicas operantes para la adquisición de nuevas conductas

4.1. Moldeamiento

Se refiere al refuerzo de pequeños acercamientos a la conducta meta, inicialmente se refuerza tanto a las tentativas que formarían parte de la secuencia final como a respuestas que se asemejen a la meta, a medida que se van afianzando las conductas que inexorablemente llevaran a la conducta meta, ya sólo se reforzaran las correctas.

El moldeamiento se puede llevar acabo reforzando la topología de la conducta (forma, configuración espacial, etc.) a la cantidad (frecuencia o duración) y latencia ( tiempo que tarda en iniciarse o en realizarse).

El moldeamiento se puede utilizar tanto para aprendizajes de acciones de la vida diaria como para el aprendizaje de estrategias de estudio, habilidades motoras, etc.

Para que la técnica tenga éxito, se han de tener en cuentan varios parámetros:

  1. Selección y definición de forma clara la conducta meta
  2. Evaluar el nivel de ejecución real
  3. Selección de una conducta inicial que servirá de linea base
  4. Selección de los reforzadores
  5. Reforzar diferencialmente las distintas aproximaciones sucesivas

4.2. Encadenamiento

Se trata de una técnica en la que se establece previamente la secuencia de conducta que llevaran a la meta y se irían encadenando hasta conseguir la meta final.

Presentación de la cadena total: se muestra la secuencia total que se pretende adquirir y se entrena al sujeto en cada uno de los pasos hasta el último. Encadenamiento hacia adelante: se enseña el paso 1, cuando se ha aprendido se pasa al 2 y se ensayan 1 y 2, cuando se hayan aprendido se pasa al siguiente y así sucesivamente hasta llegar al final.

Encadenamiento hacia atrás: definidos todos los pasos, el encadenamiento se realiza comenzando por el último hasta llegar al primero.

Desde el punto de vista de aprendizaje operante cada una de las respuestas intermedias que componen la cadena se comportarían como un Ed, así tanto las propiedades del Ed de las respuesta que preceden al reforzador, como las propiedades reforzantes que estos adquieren, son las que explicarían como se mantienen las cadenas de respuesta.

Para que la técnica tenga éxito, se han de tener en cuentan varios parámetros:

  1. Identificar los componentes de las conductas y dividirlas en ellos
  2. Cada componente debe enseñarse desde el principio en la secuencia final correcta
  3. En los sucesivos ensayos se entrena todos los pasos de forma acumulativa
  4. Se utiliza el refuerzo para incrementar la ejecución correcta de cada paso

Una de las diferencias con el moldeamiento es que en el encadenamiento hay una secuencia que se debe cumplir, en cambio en el moldeamiento, con llegar a la meta basta, da igual como se llegue. Ademas el moldeamiento se puede realizar en cualquier ambiente, al contrario que el encadenamiento que requerirá de un ambiente mas sistematizado, por último, en el caso del moldeamiento se trabaja constantemente con el refuerzo y la extinción de las conductas de aproximación, en el caso del encadenamiento se usa menos la extinción y mas las instrucciones o instigadores.

4.3. Instigación/Atenuación

La instigación como guía se utiliza para enseñar conductas que sólo mediante las aproximaciones sucesivas o encadenamientos resulta difícil adquirir, desarrollar una conducta se facilita mediante señales, gestos, instrucciones, ejemplo o modelos, los instigadores ayudan a iniciar la respuesta, sirven como estímulos antecedentes y ayudan a generar la respuesta.

Los inductores suelen utilizarse cuando se lleva a cabo el proceso de moldeamiento, pero sobre todo en el encadenamiento, al proceso sistemático de introducción de ayudas o instigadores para aprender una conducta y su posterior retirada gradual se le denomina técnica del desvanecimiento o atenuación.