2.3. Definición de evaluación conductual

La evaluación conductual (EC) no se considera un conjunto único de instrumentos y tácticas de Evaluación, sino que un paradigma de Evaluación psicológica, una forma de concebir y llevar a cabo el proceso de Evaluación. Como tal enfatiza la utilización de numerosos y diversos métodos, así como fuentes de Evaluación, fundamentados empíricamente, que serán utilizados para el análisis tanto de conductas especificas, observables y actuales, como de variables contextuales, desde este paradigma se subraya la idea de utilizar instrumentos sometidos a procesos de validación y se asume que las variables socio-ambientales, cognitivas y fisiológicas, frecuentemente explican un porcentaje elevado de la varianza conductual. Se puede definir la EC como un enfoque científico que enfatiza el uso de instrumental mínimamente inferencial o interpretativo, ademas del estableciendo de conclusiones a partir de varias observaciones con varios medios y a diversos observadores, ademas de distintos momentos temporales.

El principio cardinal que guía la EC es que la Evaluación psicológica debe estar fundamentada en principios científicos de indagación e inferencia.

Los tres principales elementos de interés de la EC son 1 La medida del cambio 2 Identificación y medida de las relaciones funcionales 3 La medida de estos aspectos en sujetos y grupos concretos La EC focaliza el énfasis de la Evaluación en la conducta, en lo que el sujeto hace, de esta forma, en sus inicios estaba asociada al uso de la metodología observacional (observación conductual), pero posteriormente, en la medida en que las variables cognitivas y relacionales cobraron mayor relevancia, la observación conductual se ha relegado a un segundo plano, en favor de entrevistas, auto-observaciones, cuestionarios, etc., ademas el foco se ha ampliado para dar cabida a las conductas encubiertas (emociones, pensamiento, creencias, expectativas...) ademas de las respuestas fisiológicas donde los auto-informes son la principal estrategia (no obstante el uso de autoinformes no explora posibles determinantes subyacentes al estilo psicodinámico, sino que las respuestas son interpretadas como conductas, y no como signos hipotéticos).