8.7. Perspectivas de tratamiento del alcoholismo

7.1. La Expansión De Las Intervenciones Breves Y De Las Intervenciones Motivacionales

Uno de los “descubrimientos” más importantes que nos ha revelado la investigación sobre la eficacia de distintas intervenciones terapéuticas en el campo del alcoholismo ha sido que el consejo motivacional, de bajo contacto, y llevado a cabo casi siempre por el médico de atención primaria, tiene un impacto enorme en el tratamiento del alcoholismo, al haberse mostrado este tipo de intervención tanto eficaz como barata y fácil de realizar.

En la misma línea, las intervenciones motivacionales, realizadas tanto por los profesionales de las adicciones, como por los médicos de atención primaria, se van cada vez más generalizando, tanto para las personas con abuso o dependencia del alcohol, para que con ellas les ayudemos a dejar de beber, como para que consigamos que sigan un tratamiento. Además, sabemos que una parte de las personas con dependencia del alcohol dejan de beber por ellos mismos. Una intervención motivacional en el tiempo oportuno contribuiría a ello.

Con todo, en muchos casos las intervenciones breves no son suficientes y es necesario remitir a la persona con dependencia del alcohol a un tratamiento profesional específico, de más duración, el clásico tratamiento clínico.

7.2. El Emparejamiento (Matching) Del Sujeto Al Tratamiento Optimo

Las dos importantes conclusiones del estudio MATH fueron que:

  1. Conforme los clientes tienen problemas más graves, como mayor nivel de dependencia, gravedad de su psicopatología asociada, carencia de apoyo social, etc., parecen funcionar mejor con tratamientos intensivos, mientras que aquellos con problemas menos severos funcionan igual con intervenciones intensivas como intervenciones menos intensivas.
  2. La evidencia que existe, por los estudios realizados hasta ahora, indica que aquellos clientes con una alta sociopatía deberán probablemente ser tratados con intervenciones basadas en el entrenamiento en habilidades de afrontamiento. Por el contrario, aquellos bajos en sociopatía probablemente obtendrán los mismos resultados o aun mejores con un tratamiento orientado a la mejora de sus relaciones.

7.3. La Combinación Del Tratamiento Psicológico Con El Tratamiento Farmacológico

Los tratamientos psicológicos han mostrado ser eficaces en un gran número de trastornos. Cuando esto ocurre suele ser habitual hacer estudios combinándolos con tratamientos farmacológicos para ver si éste mejora los resultados del tratamiento psicológico.

El estudio COMBINE ha comparado la combinación de naltrexona con acamprosato, la terapia de conducta y la combinación del tratamiento psicológico y farmacológico en 1383 pacientes. Los resultados de este estudio indicaron una importante mejoría en todos los grupos en relación a los días de abstinencia del alcohol tanto al final del tratamiento como hasta el seguimiento de un año. El mayor porcentaje de abstinencia se encontró en los pacientes tratados con naltrexona, el tratamiento conductual o la combinación de ambos, con unos 80 días de media de abstinencia al año en esos grupos.

El tratamiento conductual tenía la mayor ventaja en la mejoría al final del tratamiento y en parte del seguimiento, ventaja que se perdía al año de seguimiento. Lo que se aprecia en este estudio es que el apoyo terapéutico, y la utilización de estrategias de tratamiento efectivas, ha estado presente tanto en el manejo medico como en el tratamiento conductual. Esto confirma una vez más que las estrategias simples y breves pueden ser tan efectivas en un gran número de pacientes como las más largas y profesionalizadas.

7.4. El Diseño De Tratamientos Específicos Para Grupos Particulares De Individuos

Cuando un problema abarca a un conjunto muy importante de personas, llega un momento en que es necesario adecuar el tratamiento para subgrupos de personas en función de la mayor o menor gravedad de esa patología, y otras variables de “emparejamiento”. Cuando el problema abarca a casi toda la sociedad, entonces se hace necesario adecuar los tratamientos también a grupos sociales concretos, minorías, o a personas por sus características sociodemográficas, geográficas, o de necesidad de recursos sociales. En el campo del alcoholismo, hay cuatro grupos importantes: los jóvenes, las mujeres, los policonsumidores y las personas mayores.

En el momento actual, con el cambio en los patrones consumo del modelo mediterráneo, al modelo anglosajón, está surgiendo un nuevo tipo de consumidor en nuestras consultas que antes no existía. Para éste se precisa un tipo de intervención nueva. Lo mismo es aplicable para el nuevo perfil de la mujer bebedora.

Los policonsumidores de drogas ilegales, tienen en el alcohol otra droga legal de policonsumo que sirve de refugio a lo largo de su carrera adictiva. Por ello, la intervención en ellos tiene que tener en cuenta la frecuente dependencia del alcohol y realizar una intervención específica, comprensiva y, en mucha ocasiones, a largo plazo, como es claro en el caso de la cocaína.

En las personas mayores nos vamos a encontrar con aquellos alcohólicos que han sobrevivido a sus problemas de alcohol, en muchos casos con trastornos físicos y neurolopsicológicos importantes, y aquellos otros que han comenzado a beber a una edad tardía. Esta es un área sobre la que existe poca investigación.

7.5. Dar A Conocer La Eficacia Del Tratamiento Psicológico En La Dependencia Del Alcohol

Hoy sabemos lo que funciona y no funciona en el tratamiento del alcoholismo. Como se lleva años insistiendo, es hoy muy importante diseminar estos procedimientos eficaces, si no se seguirán utilizando los no eficaces. A pesar de que disponemos de buenos tratamientos y de profesionales muy cualificados en su tratamiento, tanto a nivel psicológico como psiquiátrico, y en donde las técnicas de modificación de conducta desde la perspectiva psicológica han sido la punta de lanza de aportar tratamientos y estrategias efectivas para que las personas dejen de beber, solucionen su problema de dependencia del alcohol y sus otros problemas, asociados al mismo.

7.6. El Incremento De La Comorbilidad En Este Trastorno

La comorbilidad del abuso y dependencia del alcohol con otros trastornos es alta, de entre el 30 y el 40%.

Dado el incremento que se está produciendo en el consumo intensivo de alcohol en jóvenes, y del incremento que también se está produciendo en distintos trastornos mentales en las últimas décadas, todo ello indica el riesgo de un incremento de la comorbilidad en los próximos años.

7.7. La Utilización De Nuevas Tecnologías Para El Tratamiento De La Dependencia Del Alcohol

En los últimos años se han dado avances importantes para conocer la utilidad que pueden tener las nuevas tecnologías para el tratamiento de la dependencia del alcohol, o como un elemento de ayuda para su tratamiento.

Destaca en ello el tratamiento on-line, lo que lleva a mejorar los resultados; desarrollar webs para programas de bebida controlada, etc. El principal problema de todo lo anterior es evaluar la eficacia de estas tecnologías, aunque pueden ser una clara ayuda complementaria del tratamiento. Queda la asignatura pendiente de usar las redes sociales como ayuda al tratamiento, redes que ya están siendo utilizadas a nivel nacional e internacional para incluir en las mismas la publicidad de alcohol a través de la promoción de los deportes, de la música u otros eventos culturales.