Hasta la fecha, el paradigma neuropsicológico transaccional no se ha aplicado sistemáticamente a las diversas psicopatologías infantiles. Un modelo transaccional permite investigar cómo los sistemas neuropsicológicos funcionales alterados, en comparación con los intactos interactúan, a la vez que limitan la adaptación cognitivo- intelectual y psicosocial en niños y adolescentes.

El modelo neuropsicológico transaccional de los trastornos infantiles sugiere que las regiones cerebrales tienen una influencia recíproca sobre diversos sistemas funcionales neurales que afectan a la capacidad intelectual y perceptiva en la infancia. Las relaciones entre cerebro y conducta son dinámicas y fluídas.