Un error frecuente es coger demasiadas asignaturas el primer año.

A menos que se disponga de mucho tiempo libre sin obligaciones laborales o familiares no se debería coger un curso completo pues, sobre todo el primer año, se necesita una adaptación a la manera de estudiar, examinarse o presentar trabajos que lleva mucho tiempo. 

Lo "normal" (aunque cada persona es un mundo y tiene sus circunstancias) sería coger dos o tres asignaturas el primer año.

A la hora de seleccionar las asignaturas debes tener en cuenta varios factores: amplitud de los temarios, relación entre unas asignaturas y otras, la existencia o no de trabajos obligatorios... 

También hay gente que recomienda elegir asignaturas con temario similar, para ahorrar esfuerzo.