Introducción a la Psicología Comunitaria

El surgimiento de los distintos marcos teóricos en Psicología Comunitaria se debe en parte a los profesionales que emplean los recursos científicos disponibles para abordar diversas problemáticas comunitarias, generalmente marcadas por condiciones históricas y sociales muy particulares. En la práctica esto se traduce en una mezcla de conceptos y modelos extrapolados desde otras áreas de la Psicología, a saber; la Psicología Social, Clínica y de las Organizaciones. Bajo esta óptica, para muchos autores la Psicología Comunitaria no debe adquirir el carácter de una disciplina, ya que no puede definirse un paradigma central, ni un conjunto de metodologías validadas para producir y acumular conocimiento (Alfara, 2000). Para otros, al contrario, y tal y como veremos a lo largo del presente manual, la Psicología Comunitaria debe desarrollarse al punto de consolidarse como disciplina, estableciendo con claridad un conjunto de objetivos y metodologías particulares vinculados a la transformación social, la creación o devolución de poder a las personas para enfrentar sus propias dificultades, articulando en la práctica desarrollos conceptuales propios, así como una identidad profesional específica (Martín González, 1998).

Esta imagen de una "Psicología desarrollada por necesidad", y en condiciones de escasez de recursos y de elevadas demandas de atención por parte de grupos socialmente marginados (por ejemplo, afectados por violencia, problemas de salud, pobreza, discriminación, etc.), puede llevar a la interpretación errónea de que en Psicología Comunitaria no es posible identificar tendencias de coherencia teórica que permitan acumular conocimiento, en especial si aún no se ha logrado el status de disciplina reconocida. Es por esta razón que buena parte de los manuales disponibles sobre Psicología Comunitaria se inician con capítulos que permiten ordenar el campo teórico. Ese ejercicio, si bien resulta clarificador y en general productivo, impide reconocer la especificidad propia de las discusiones en Psicología Comunitaria. Así, el objetivo de este capítulo, será revisar las corrientes específicas sin perder de vista el componente histórico para identificar los distintos marcos teóricos.

Contenido relacionado