Psicología política

La definición de psicología política se ha concretado en el estudio científico de los factores psicológicos que determinan la conducta política y el efecto de los sistemas políticos en los procesos psicológicos (Knutson, 1973).

Sin embargo, cabe preguntarse por qué vota la gente, qué factores influyen en el proceso de toma de decisiones que culmina en una adhesión a una ideología política, qué motivaciones impulsan a las personas a votar por una opción política en detrimento de las demás o qué lleva a alguien a tomar la decisión de participar en una manifestación en un momento temporal determinado. Todas estas cuestiones hacen referencia al origen de determinado comportamiento político.

En su análisis del objeto de la psicología política, en su primera acepción de qué es el comportamiento político, Martín Baró (1991) señala que este tipo de conducta tendrá que producirse dentro de un Estado, por lo que los actores de este comportamiento pueden ser personas individuales o grupos que se relacionan con instancias estatales o las instituciones estatales que se desarrollan y entre las cuales se establecen relaciones. La investigación en el área ha señalado múltiples factores -socioeconómicos, psicosociales o racionales- que determinarían el núcleo de comportamiento y participación política de las personas (Campbell, Converse, Miller y Stokes, 1960).