6.3. Farmacocinética del alcohol

El alcohol se absorbe a través de tracto gastrointestinal sin transformaciones, la presencia de grasas y proteínas incrementa la absorción mientras que la del agua la disminuye, por eso es bueno comer mientras se bebe. Otro factor, es la concentración, a mayor concentración mayor absorción. En general, después los primeros cinco minutos de consumo ya puede detectarse en sangre, apróximamente, entre los 30 y los 60 minutos después de la ingesta de etanol, el 90% de lo consumido ya se ha absorbido. Después de ser absorbido, el alcohol llega al hígado, desde donde es transportado al corazón y consecuentemente bombeado a todo el organismo.

El metabolismo del etanol es independiente de su concentración en sangre y es constante en el tiempo, como el caso de otras muchas sustancias ingeridas, el peso mayor de la metabolización lo realiza el hígado gracias a la encima alcohol-deshidrogenasa, el metabolito resultante es acetaldehído, si este metabolito se acumula en el organismo produce vómitos, este efecto es la base del tratamiento del alcoholismo con Disulfiram, que impide transformación subsiguiente del metabolito. Así si una persona en tratamiento con Disulfiram toma alcohol se producirán los efectos de la presencia dicho metabolito, los vómitos.

Otros sistemas de metabolización del alcohol son:

  • El sistema de oxidación microsomales, localizado en el retículo endoplasmático de las células y que puede contribuir 25% del metabolismo global del etanol.
  • El sistema catalasa-peroxidasa microsomales hepático, aunque contribuye en menor grado.