9.2. Entrenamiento en Auto-instrucciones

2.1 Introducción

El entrenamiento en autoinstrucciones fue diseñado por Meichenbaum con el objetivo de instaurar o modificar el diálogo interno, cuando lo que el individuo se dice a sí mismo supone una interferencia en ejecución de una tarea específica, o bien presenta dificultades para abordar adecuadamente una situación.

Inicialmente el entrenamiento en autoinstrucciones se utilizó como procedimiento para incrementar las habilidades de autocontrol y atención en los niños hiperactivos, el objetivo de entrenamiento fue enseñarles a pensar y planificar antes de actuar. Desde la psicología básica, las autoinstrucciones son consideradas estrategias metacognitivas cuyo activo es favorecer la autorregulación de la conducta, básicamente su objetivo es enseñar a pensar, se encuadran en lo que son habilidades metacognitivas generales, estrategias que no están dirigidas a resolver problemas en sí mismas.

2.2 Fundamentos teóricos del entrenamiento en autoinstrucciones

El EHS tiene su origen en tres fuentes principales:

  1. el desarrollo de trabajo sobre deficiencias infantiles en mediación, producción y comprensión;
  2. las aportaciones teóricas de Luria y Vigotsky sobre la interiorización del lenguaje y su papel en el control de la conducta;
  3. la teoría del aprendizaje social.

Las investigaciones realizadas con tareas de resolución de problemas en niños hiperactivos indican que estos niños presentaban menor habilidad mediacional y procedían por ensayo y error en mayor medida que los niños reflexivos.

Así varios autores asumieron el proceso cognitivo como un proceso en tres etapas, en cada una de las cuales podría darse déficit:

  1. déficit de comprensión,
  2. déficit de producción y
  3. déficit mediacional.

De esta forma el entrenamiento en autoinstrucciones pretendía cubrir los siguientes objetivos:

  1. comprender la tarea,
  2. producir estrategias mediadoras espontáneas,
  3. utilizar las estrategias mediadoras para guiar, monitorizar y controlar la ejecución.

Según Luria existen tres fases a través de las cuales los niños aprenden el control de misión o inhibición de sus respuestas motoras voluntarias. En la primera fase, el lenguaje de los adultos, en la segunda fase es el lenguaje del propio niño, hasta que en una tercera fase, la autoregularización de la conducta se realiza mediante instrucciones subvocales encubiertas.

Meichenbaum et al elaboraron un proceso de entrenamiento de permitiría enseñar a los niños impulsivos a pensar y a planificar antes de actuar, dicho entrenamiento se realiza en cinco fases.

  1. Modelado cognitivo: un modelo adulto realiza la tarea consistente en hacer un dibujo dándose autoinstrucciones de las acciones concretas a medida que iban llevando acabo cada uno de los pasos.
  2. Modelado cognitivo participante: en un paso posterior, el niño realiza la tarea mientras que el modelo va verbalizando instrucciones en voz alta.
  3. Autoinstrucciones en voz alta: a continuación es el niño quien va diciendo en voz alta las autoinstrucciones a medida que realiza la tarea.
  4. Desvanecimiento de las autoinstrucciones en voz alta: posteriormente, los niños solo susurran las autoinstrucciones mientras lleva a cabo la tarea.
  5. Autoinstrucciones encubiertas: finalmente el niño realiza la tarea mientras se da asimismo, internamente, autoinstrucciones oportunas.

En general el entrenamiento en auto instrucciones suele utilizarse como parte de un programa de intervención multicomponente, en combinación con técnicas de modelado, técnicas de autocontrol, técnicas operantes, técnicas del entrenamiento en habilidades específicas, entre otras.

2.3 Tipos de autoinstrucciones de función

Las auto instrucciones pueden adoptar diferentes formas personales, las funciones que desempeñan las auto instrucciones en el control de comportamiento se pueden resumir los siguientes puntos:

  • prepara al individuo para utilizar aquellas auto instrucciones específicas, que según el momento situación sean más adecuadas.
  • focalizar la atención en la tarea.
  • guía la conducta.
  • proporcionar refuerzo feedback sobre la ejecución.
  • evaluar los resultados de la ejecución.
  • reducir la ansiedad.

2.4 Procedimiento de aplicación del entrenamiento en autoinstrucciones

Antes de comenzar el entrenamiento en auto instrucciones es necesario evaluar el tipo de diálogo que individuo tiene consigo mismo, se indica que observe y registre diálogo interno que mantiene mientras realiza una determinada tarea o se enfrenta a una situación.

El objetivo es conocer qué tipo de autoinstrucciones conforman repertorio natural del sujeto. Es necesario por tanto, enseñar al individuo a analizar las secuencias de acción que llevan obtener una meta determinada.

Un aspecto fundamental a la hora de llevar a cabo un entrenamiento autoinstrucciones es favorecer que sea el mismo individuo el que genere el mayor número de auto verbalizaciones o auto instrucciones, teniendo presentes aquellas que le han sido de utilidad del pasado.

Posteriormente, con ayuda del terapeuta seleccionar las que se considera más adecuadas en función del problema. En la formulación, se debe tener especial cuidado en el vocabulario o el tipo de expresiones que se utilizan para que la persona se sienta cómoda en ellas.

En general, pero fundamentalmente en el caso de los niños, el entrenamiento en autoinstrucciones debe comenzar por la aprendizaje de instrucciones concretas relacionadas con una tarea específica que se va a realizar para, posteriormente, pasar a un entrenamiento en autoinstrucciones más generales.

No debe olvidarse que, una de las indicaciones fundamentales cuando se está llevando acabo el entrenamiento de auto instrucciones es la de resaltar la necesidad de aplicar las autoinstrucciones y autoverbalizaciones en el número mayor posible de situaciones para que el individuo pueda hacerlas suyas y automatizarlas.

Un programa típico de autoinstrucción puede consistir siguientes fases:

  1. identificación de la situación problemática,
  2. centrar la atención sobre problema,
  3. reglas específicas sobre las contingencias y la forma encauzar la situación hacia la solución (auto instrucciones sobre proceso de actuación),
  4. qué hacer con los errores cometidos,
  5. auto-refuerzo.