6.2. Comunicación de las emociones

Muchas especies animales comunican sus emociones a otros mediante cambios posturales, expresiones faciales y sonidos no verbales. Estas expresiones desempeñan una útil función social.

Expresión facial de las emociones: respuestas innatas

Darwin sugirió que las expresiones humanas de emoción han evolucionado a partir de expresiones similares en otros animales. Según él, las expresiones emocionales son respuestas innatas, no aprendidas, compuestas por un complejo conjunto de movimientos, principalmente de los músculos faciales.

Darwin planteó que si las personas de todo el mundo, aunque estén muy aisladas, muestran las mismas expresiones faciales de las emociones, estas expresiones han de ser heredadas, no aprendidas. Las investigaciones de Ekman y colaboradores confirman la hipótesis de Darwin asumiendo que la expresión facial de la emoción se sirve de un repertorio innato, típico de especie, de movimientos de los músculos faciales. Por el contrario, diferentes culturas emplean diferentes palabras para expresar determinados conceptos, por tanto la producción de esas palabras no implica respuestas innatas sino que ha de aprenderse.

Otras investigaciones han comparado las expresiones faciales de niños ciegos con las de niños con visión normal. Su razonamiento era que si las expresiones de ambos grupos eran similares, entonces las expresiones son propias de nuestra especie y no requieren aprendizaje por imitación.

Base neural de la comunicación de las emociones: reconocimiento

Una comunicación eficaz es un proceso bidireccional. Es decir, la capacidad para mostrar el estado emocional mediante cambios en la expresión resulta útil solo si otras personas son capaces de reconocerlos. El reconocimiento de las expresiones faciales de las emociones de otra persona es generalmente automático, rápido y exacto.

Lateralización del reconocimiento de las emociones

Reconocemos los sentimientos de los demás la vista y el oído. Muchos estudios han puesto de manifiesto que el hemisferio derecho juega un papel + importante que el izquierdo en la interpretación de las emociones.

Encontraron que pacientes con una lesión en el hemisferio dcho tenían dificultades para producir o describir imágenes mentales de expresiones faciales de emociones; pero podían responder con facilidad cuestiones sobre imágenes sin emoción.

La comprensión de la emoción a partir del significado de la palabra aumenta la actividad de ambos lóbulos frontales pero más del izq que del dcho; mientras que la comprensión de la emoción a partir del tono de voz provocaba un aumento de la actividad solo en la corteza derecha. La comprensión de las palabras y el reconocimiento del tono de voz son funciones independientes.

Función de la amígdala

La amígdala desempeña un papel en las respuestas emocionales. También podría tenerlo en el reconocimiento de las emociones. Las lesiones de la amígdala deterioran la capacidad de las personas para reconocer las expresiones faciales de emoción, especialmente expresiones de miedo. Sin embargo estas lesiones no parecen afectar la capacidad de reconocer emociones en el tono de voz.

Varios estudios sugieren que la amígdala recibe información visual, que usamos para reconocer las expresiones faciales de las emociones. Algunas personas con ceguera por lesión de la corteza visual pueden reconocer expresiones aunque no son conscientes de estar mirando el rostro de la persona. Esto es un fenómeno conocido como visión ciega afectiva.

Las personas pueden expresar emociones también por lenguaje corporal al igual que mediante movimientos musculares de la cara. Ver fotografías de cuerpos con posturas de temor activa la amígdala de la misma forma que ver las caras asustadas.

Percepción de la dirección de la mirada

Las neuronas del surco temporal (STS) están implicadas en el reconocimiento de la dirección de la mirada de otros. Algunas neuronas de cada región respondían cuando la mirada de la cara de la fotografía estaba orientada hacia una dirección determinada. La mirada es muy importante para reconocer las emociones porque es importante saber si una determinada expresión va dirigida hacia uno mismo o hacia otra persona.

Por ejemplo una expresión de enfado dirigida hacia uno mismo significa algo muy distinto de una expresión similar dirigida hacia otra persona. Posiblemente las conexiones entre las neuronas del STS y la corteza hacen posible que la orientación de la mirada de otra persona dirija la propia atención a una localización determinada del espacio.

Función de la imitación en el reconocimiento de las expresiones emocionales: el sistema de neuronas especulares

Adolphs y colaboradores (2000) descubrieron un posible nexo entre la somatestesia y el reconocimiento emocional. Sugieren que la representación somato- sensitiva de lo que se siente es lo que hace que la expresión que se percibe proporcione las señales que utilizamos para reconocer la emoción que expresa la cara que estamos viendo.

La capacidad de los pacientes con lesiones en el hemisferio dcho para reconocer expresiones faciales de miedo se relaciona con su capacidad para percibir estímulos somatosensitivos. En resumen, los pacientes con alteraciones somatosensitivas también tienen dificultades para reconocer las emociones.

Las neuronas especulares se activan cuando un animal realiza una conducta determinada o ve a otro animal realizándola, y posiblemente participan en el aprendizaje imitativo. El sistema de neuronas especulares, que se activa cuando observamos movimientos faciales de otras personas, nos proporciona la retroalimentación que nos ayuda a entender cómo se sienten los demás.

Las neuronas audiovisuales también juegan un papel importante en la comunicación de las emociones. Cuando escuchamos a otras personas hacer sonidos emocionales no verbales, nuestro sistema de neuronas especulares se activa y la retroalimentación de dicha activación puede contribuir a que reconozcamos las emociones que expresan dichos sonidos.

Desagrado

Tanto percibir un olor desagradable como ver la cara de una persona con una expresión de desagrado, activan la corteza de la ínsula. El desagrado es una emoción provocada por algo que sabe o huele mal; o por una acción que consideramos de mal gusto. El desagrado produce una expresión facial muy característica.

En la ínsula se halla la corteza gustativa primaria, por lo que no es una coincidencia que esta región esté también involucrada en el reconocimiento del mal gusto.

Base neural de la comunicación de las emociones: expresión

Las expresiones faciales de las emociones son automáticas e involuntarias, aunque pueden modificarse por las normas sociales de manifestación. No es fácil producir una expresión facial realista de una emoción cuando realmente no sentimos lo que pretendemos expresar.

De hecho, un antigua observación hecha por Duchenne sugiere que las sonrisas de felicidad genuina, en contraposición con las sonrisas falsas o las sociales que se hacen para felicitar a alguien, implican la contracción de un músculo cercano a los ojos, conocido como músculo de Duchenne.

Dicha observación es confirmada por dos trastornos neurológicos: la parálisis facial intencional, que consiste en que el paciente no puede mover voluntariamente los músculos faciales, pero sí puede expresar una emoción genuina con esos músculos. En cambio, la parálisis facial emocional se debe a lesión de la región de la ínsula. Pueden mover los músculos faciales de manera voluntaria, pero no pueden expresar emociones con el lado afectado.

Estos dos síndromes indican claramente que los mecanismos cerebrales responsables de los movimientos voluntarios de los músculos faciales son diferentes de los mecanismos que controlan la expresión involuntaria y automática de las emociones mediante los mismos músculos.

Como vimos, el hemisferio derecho tiene un papel más importante en el reconocimiento de las emociones a partir de la voz y de la expresión facial de otras personas. La misma especialización hemisférica parece ser válida para la expresión de las emociones. Cuando las personas demuestran emociones con sus músculos faciales, el lado izquierdo de la cara suele mostrar una expresión más intensa. Dado que el control motor es contralateral; el hemisferio derecho es más expresivo que el hemisferio izquierdo.

Las lesiones del hemisferio izquierdo no suelen afectar a las expresiones vocales de emoción por contra, las lesiones del hemisferio derecho si que deterioran la expresión; tanto mediante los músculos faciales como mediante el tono de voz, de las emociones.

Por último, vimos que la amígdala está implicada en el reconocimiento de la expresión facial de la emoción, sin embargo no está implicada en la expresión emocional.

Contenido relacionado