20.5. Evaluación del déficit de atención

Escalas de comportamiento infantil

La escasa amplitud de la atención indica incapacidad para persistir en la ejecución de una tarea más allá del desinterés o aburrimiento, independientemente de la presencia o ausencia de estímulos distractores. La distraibilidad o pobre concentración, indica incapacidad para atender selectivamente a los estímulos relevantes o apropiados de una situación, desechando o ignorando los estímulos irrelevantes. La impulsividad, o pobre control de estímulos, indica la tendencia a responder a los estímulos rápidamente y sin tener en cuenta las alternativas.

Las escalas de comportamiento infantil sirven para evaluar ciertas dimensiones de la conducta de los niños, ya sea para investigar o bien para la práctica clínica.

Las limitaciones de las escalas pueden provenir de los propios datos normativos y de su elaboración, de la subjetividad del calificador, así como también de la ambiguedad en la interpretación de los items.

Existen numerosas escalas de puntuación para profesores y padres que varían en cuanto a fiabilidad y validez. Las escalas con una perspectiva más restringida son útiles para evaluar aspectos específicos del TDAH, como el comportamiento en el colegio. Para los adolescentes se considera más apropiado utilizar escalas de autoinforme.

La Child Behaviour Checklist (CBCL) es una escala global de calificación de la psicopatología infantil, que cuenta con una versión para el informe de los maestros y otra para el informe de los padres, desarrollada por Achenbach y Edelbrock (1983). Las dos principales ventajas de esta escala de calificación son, por un lado, poseer el apoyo empírico mayor; y por otro, poseer una versión de maestros y otra de padres. Es el instrumento de base amplia que más extensamente se utiliza en la actualidad.

También pueden utilizarse las versiones Teacher Report Form y la Youth Self Report. Las escalas de Conners son un instrumento que también se utiliza mucho. Son fáciles de utilizar y existen pruebas favorables con respecto a su validez.

La Parent Rating Scale de Conners está formada por 48 ítems a partir de las cuales se obtienen puntuaciones en 5 factores: impulsividad-hiperactividad, problemas de aprendizaje (atención) problemas de conducta, problemas psicosomáticos y ansiedad. Existe una escala abreviada para profesores de diez ítems muy conocida. En todas las escalas de Conners se califica a los niños en función de si muestran cada conducta (0) en absoluto; (1) un poco; (2) bastante o (3) mucho.

La Werry-Weiss-Peters Activity Rating Scale consiste en una serie de ítems que valoran los padres a lo largo de diferentes situaciones. La Home Situations Questionnaire y el School Situation Questionnaire evalúan la presencia y gravedad de los problemas en diferentes situaciones.

El Child Attention Profile (CAP)

Esta escala de calificación parece ser útil al evaluar TDA y sus subtipos: con H y sin H.

El CAP fue desarrollado por Craig Edelbrock como un instrumento útil para evaluar, con brevedad, la presencia y grado de inatención y sobreactividad en niños calificados por sus maestros.

La administración del CAP la llevan a cabo los maestros, puntuando 0 a la conducta enunciada por un ítem cuando ésta no se da nunca; y sube la puntuación al subir la frecuencia de la conducta.

Las ECI como escalas de calificación (Ratings scales)

Las escalas de calificación son obviamente derivadas de la entrevista no estructurada. Representan una evolución de la entrevista. Esta estructura tiene varias ventajas, ya que las ratings scales hacen que la recogida de datos sea más sistemática y objetiva.

Contenido relacionado