6.1. Concepto de trastorno obsesivo-compulsivo

Acepciones de obsesión:

  • Apoderamiento del espíritu del hombre por otro espíritu que obra sobre él como agente externo.

  • Preocupación que influye moralmente en una persona coartando su libertad.

  • Idea, especie o cosa inmaterial que persigue o molesta a uno como asediándolo continuamente.

  • Obcecación, tenacidad, obstinación, pertinacia.

Conceptuación

Los argumentos a favor de la cercanía del trastorno obsesivo-compulsivo (TOC) con las psicosis son:

  • Que los psicopatólogos franceses hablarán de las obsesiones en términos de locura.

  • Lo absurdas y carentes de sentido que resultan muchas percepciones obsesivas.

  • Su génesis, ya que muchos de estos cuadros emergen de forma súbita e incomprensible.

  • La capacidad invasiva y destructiva del trastorno.

Los argumentos que marcan las distancias con las psicosis son:

  • La conciencia de enfermedad, que está siempre presente.

  • La carencia de intencionalidad exterior.

  • La ausencia de deteriodo.

  • Que el obsesivo luche contra sus ideas, mientras que el esquizofrénico se identifica con ellas.

Otros factores hacen que se reafirme en su tesis como "neurosis marginales": que al tratarse de fenómenos dimensionales se acercarían a las neurosis, sin embargo la fijación al plano de la realidad y la conciencia de enfermedad, características de las neurosis, resultan cuestionables en las obsesiones.

A todo lo anterior habría que añadir otras consideraciones. Por ej: generalmente se afirma que las psicosis son más graves que las neurosis, sin embargo algunos trastornos obsesivos causan más problemas y resultan más incapacitantes que la esquizofrenia. Los criterios definicionales básicos de este trastorno son:

  • La cualidad compulsiva de la experiencia.

  • El reconocimiento de la misma como irrelevante, absurda o sin sentido.

  • Que la experiencia sea resistida por la persona (actualmente esto no se mantiene tanto, pasado un tiempo se da una “claudicación”)

Contenido relacionado