5.10. Entrenamiento en relajación progresiva

10.1. Procedimiento de la relajación progresiva

En el proceso original de Jacobson de describían mas de 60 ejercicios y varios meses de entrenamiento, en la actualidad se ha reducido a un número considerablemente menor de ejercicios y de tiempo de entrenamiento en RP, así una de las adaptaciones mas utilizadas en la TCC es la Bernstein y Borkovec, que consiste en practicar 16 grupos musculares con una duración de unos 30-40 minutos en las primeras semanas.

En general el objetivo de la relajación progresiva es reducir los niveles de arousal mediante la progresiva distensión muscular, el procedimiento para conseguirlo consisten en la tensión y relajación de los grupos indicados, tomando conciencia en todo momento de las sensaciones corporales que se producen en cada sensación, así en la fase de tensión la contracción muscular debe notarse y en la fase de distensión no se debe realizar ningún esfuerzo, simplemente consiste en permanecer pasivo experimentando el alargamiento muscular.

10.2. Indicaciones generales para la práctica de la relajación progresiva

Para que la técnica tenga éxito, se han de tener en cuentan varios parámetros:

  1. Se trata de seguir la secuencia ordenada de los 16 grupos, procurando que sea la misma en todas las ocasiones
  2. Si se olvida algún grupo, se sigue con el siguiente, no obstante para evitar olvidos conviene hacer una secuencia mental de todo el listado de grupos antes de empezar
  3. El tiempo de tensión T=4seg el tiempo de distensión T=15seg
  4. Lo que se pretende es la distensión general, por lo que no se debe tensar demasiado los músculos
  5. La tensión se realizara mas o menos despacio pero la distensión se realizará lo mas rápido posible, evitando el control excesivo sobre los antagonistas
  6. Es útil imaginar en cada momento imaginar los músculos, su movimiento, especialmente durante la distensión
  7. Es aconsejable centrarse en la agradable sensación al relajar el músculo
  8. Una vez relajados todos los músculos, es aconsejable realizar un repaso mental, sin que sea necesaria la tensión en esta ocasión

10.3. Variaciones del procedimiento: la relajación diferencial y la relajación pasiva

La relajación diferencial pretende que el paciente aprenda a tensar y relajar sólo aquellos músculos relacionados con la ejecución de la tarea, está variación está indicada para aquellas personas que al llevar a cabo una tarea, tienden a tensar musculatura “cercana o relacionada” con la necesaria para la tarea propiamente dicha, también aquellas que ha desarrollado patrones de tensión crónicos, por ejemplo en mandíbulas, o la musculatura del cuello.

En la relajación pasiva no se usa la tensión o distensión, sino que es el terapia el que con voz suave y clara dirige el repaso de los grupos musculares en la mente del paciente, haciendo hincapié en sensaciones de peso y calor, esta variante está especialmente indicada para aquellas personas de edad avanzada con problemas físicos.