4.1. Definición, clasificación y epidemiología de la ansiedad

1.1. Definición y Clasificación

La ansiedad y preocupación excesivas son dos de los componentes nucleares del TAG. La ansiedad es la respuesta emocional que acompaña a la anticipación aprensiva de un peligro o desgracia futuros, ya sean internos o externos. La preocupación es una cadena de pensamientos sobre un peligro o desgracia futuros, donde hay incertidumbre sobre los resultados y un sentimiento acompañante de ansiedad.

Las áreas más comunes de preocupación incluyen salud, familia, amigos, relaciones sociales en general, trabajo, estudios economía y cuestiones menores tales como tareas domesticas, reparación del coche o llegar tarde. En el TAG las preocupaciones son más frecuentes, duraderas, intensas y difíciles de controlar que en personas normales. Por otra parte, la observación clínica revela que el foco de las preocupaciones de los clientes con TAG cambia repetidamente, aunque hay una gran variabilidad individual en la velocidad con que se producen estos cambios.

No hay que confundir preocupaciones y obsesiones. Estas últimas no son simplemente preocupaciones excesivas sobre problemas de la vida real, sino cogniciones experimentadas como intrusas e inaceptables que adoptan frecuentemente la forma de impulsos e imágenes añadidas a los pensamientos. En cambio, las preocupaciones suelen experimentarse más como pensamientos verbales, son egosintónicas y su contenido no suele ser visto como inapropiado. Las preocupaciones tienden a centrarse en posibles eventos negativos en el futuro, mientras que las rumiaciones se focalizan en eventos negativos que ya han sucedido. Aunque una preocupación puede referirse a un acontecimiento pasado, el centro de atención principal radica en las posibles repercusiones futuras.

Las personas con TAG se preocupan por cosas que es improbable que sucedan o que si ocurren son mucho más manejables y menos dramáticos de lo que aquellas piensan.

Algunos de los criterios del DSM-IV-TR han sido cuestionados. En concreto:

  • La utilidad del criterio de duración de 6 meses.
  • El requerimiento de que las preocupaciones sean excesivas
  • La validez de la relación jerárquica del DSM-IV-TR entre el trastorno depresivo mayor y el TAG.
  • Los seis síntomas asociados, ya que muchos de ellos se dan también en el trastorno depresivo mayor.

La tensión muscular es el síntoma somático más característico del TAG, mientras que hay un déficit del tono parasimpático en estados de descanso y relajación, por lo que el principal correlato fisiológico del TAG parece ser la inflexibilidad o falta de variabilidad autónoma.

1.2. Edad De Comienzo Y Curso

Al menos la mitad de los clientes con TAG informan que su trastorno comenzó en la infancia y adolescencia, aunque un inicio después de los 20 años no es raro. La edad media de comienzo ha oscilado entre 20 y 25 años. El trastorno es menos frecuente a partir de los 60 años. Con niños y adolescentes, la edad media de comienzo ha oscilado entre los 11 y 13,5 años.

El curso del trastorno es crónico, aunque con fluctuaciones dependientes de la presencia o ausencia de periodos de estrés. En comparación a otras personas con trastornos de ansiedad, es menos frecuente que aquellas con TAG busquen tratamiento psicológico, quizá porque acepten el trastorno como una forma de ser o porque son tratadas por médicos generales que prescriben ansiolíticos.

1.3. Epidemiología

Diversos estudios epidemiológicos realizados con muestras adultas numerosas y siguiendo criterios del DSM-IV-TR sugieren los siguientes datos:

  • Prevalencia-vida: 2,3-2,8% en Europa y 4,1-5,7 en EE.UU y Australia
  • Prevalencia anual: 1-1,5% en Europa y 2,1-3,6% en EE.UU y Australia
  • Prevalencia actual: 2,8% en Australia

En España, la prevalencia-vida ha sido 1,9% y la prevalencia anual, 0,5% más bajas que el 2,8% y 1% halladas en seis países europeos. Por orden, la prevalencia del TAG es menor en Asia, y África, luego en Europa y finalmente en EE.UU y Australia. La prevalencia del TAG también es menor en niños/adolescentes que en población adulta.

Alrededor del 60-70% de las personas con TAG son mujeres. También es más frecuente en aquellos mayores de 24 años y menores de 55, en los separados/viudos/divorciados, en aquellos con menores ingresos, en los desempleados y en las amas de casa. En cambio, el nivel educativo, la religión y el entorno rural/urbano no son predictores.

1.4. Problemas Asociados

La comorbilidad es frecuente en clientes que presentan TAG como diagnostico principal. Los dos diagnósticos comórbidos más frecuentes, tanto en la actualidad como a lo largo de la vida, fueron la fobia social y el trastorno depresivo mayor.

Aparte de los trastornos de ansiedad y afectivos, otro trastorno comórbido frecuente es el abuso o dependencia de alcohol o de sustancias sedantes, hipnóticas o ansiolíticas. Otros problemas que aparecen también frecuentemente son los asociados al estrés.

Finalmente, cabe mencionar que, según algunos estudios, las personas con mayores niveles de ansiedad o preocupación tienen más probabilidades de morir prematuramente, especialmente por causas cardiacas. Esta mayor mortalidad se da incluso después de controlar otros factores de riesgo, aunque la probabilidad de muerte prematura es baja.