8.5. El amor

El amor es posiblemente la principal fuente de sentimientos agradables e intensos, al mismo tiempo que nos hace movilizar muchas acciones y energías.

5.1. Definición de amor

Fischer, Shaver y Carnochan distinguen entre dos clases de amor, el amor apasionado que ellos llaman “enamoramiento” y el amor de compañero que ellos llaman “cariño”.

Pero la clasificación que ha tenido mayor trascendencia es la realizada por Sternberg, quien plantea que no suelen darse formas aisladas o puras de amor en nuestras relaciones, sino combinaciones de tres componentes básicos, que son:

  • La intimidad: Hace referencia al sentimiento de cercanía, unión y afecto hacia otra persona, es decir, de querer mantener una relación íntima con otra persona, sin que medie pasión ni compromisos a largo plazo.
  • La pasión: Hace referencia a un importante estado de excitación mental y física. Caracterizado por presentar verdadera vehemencia por la otra persona.
  • El compromiso: Hace referencia a la relación de compañerismo, sin que haya intimidad ni pasión.

El amor no es estático porque cada uno de estos tres componentes básicos tiene una evolución temporal diferente. Así, la intimidad se desarrolla gradualmente conforme avanza la relación y puede continuar siempre creciendo, aunque este crecimiento es más rápido durante las primeras etapas y luego se va enlenteciendo. La pasión que es muy intensa en un principio y crece de forma vertiginosa, suele disminuir de la misma forma conforme la relación avanza, estabilizándose en unos niveles moderados. Por último, el compromiso se incrementa lentamente en un principio, más que en el caso de la intimidad, y se estabiliza cuando se llega a un equilibrio entre lo que se da y lo que se obtiene en la relación.

Estos tres componentes básicos de amor configuran los vértices de un triángulo, que nos delimitan las posibles combinaciones posibles del amor. Así nos encontramos con:

  • El amor romántico: Es una combinación de intimidad y pasión, se produce cuando las personas se atraen tanto emocional como físicamente, pero ese sentimiento de unión y compenetración no va acompañado de compromiso.
  • El amor apasionado: Es pura pasión, también llamado “amor obsesivo” o “enamoramiento”, es una emoción muy vehemente. Se define como un estado de intenso anhelo por la unión con otro. Es una emoción limitada en el tiempo que suele evolucionar a un amor de compañeros.
  • El amor fatuo: Es una combinación de pasión y compromiso, se trata de una relación en la que no ha pasado aún el tiempo suficiente para que se desarrolle la intimidad, aunque sí se ha establecido ya un compromiso.
  • El amor compañero: Es una combinación de compromiso e intimidad. También llamado “amor verdadero” o “amor conyugal”, es una emoción lejana, menos intensa, combina sentimientos de profundo cariño, compromiso e intimidad. Lo definen como “el afecto y ternura que nosotros sentimos por aquellos con quienes vivimos”.
  • El amor vacío: Solo se da el compromiso y que, por lo tanto, se trata de una relación superficial carente de pasión e intimidad.
  • Amor perfecto: Combina los tres componentes. Es muy difícil de alcanzar.
  • Apego entre madre e hijo: Estaría cercano al amor de compañero ya que implica intimidad y compromiso, pero que contiene cierta pasión y vínculos que implica por parte de la madre la alimentación, el cuidado y las caricias.

5.2. Características del amor

Shaver y Hazan han propuesto que el amor romántico podría ser concebido como una forma de cariño. Los patrones primarios de cariño en los niños podrían influir en su cariño adulto.

Bartholomew ha propuesto que los estilos de cariño de los adultos se encuentran dentro de uno de estos cuatro patrones, dependiendo de su autoimagen (positiva o negativa) y su imagen de los otros (positiva o negativa):

  • Los hombres y mujeres con autoimagen positiva y una imagen positiva de los otros serían capaces de tener cariños a otros.
  • Aquellos con baja autoestima y visión positiva de los otros podrían estar preocupados con sus relaciones más íntimas.
  • Aquellos que tienen una autoimagen negativa y una imagen y también negativa de los demás podrían estar temerosos de acercarse a otros.
  • Aquellos que tienen una autoimagen positiva y una imagen negativa de los otros podrían rechazar o separarse de los otros.

Reik propone que cuando la autoestima está amenazada, los individuos pueden ser presas más fáciles del amor apasionado.

También se ha observado que la gente que es dependiente e insegura es especialmente vulnerable al amor apasionado.

5.3. Activación del amor

5.3.1. Efectos subjetivos

Al igual que hay diferentes tipos de amor, también se producen diferencias en las experiencias subjetivas y posiblemente éstas se encuentran relacionadas con los componentes básicos que dibujan el mapa emocional.

Así, en el caso de la pasión, se caracteriza por un sentimiento extremadamente intenso y desbordante, que suele ir asociado a una obnubilación mental, gran euforia y deseo incontrolable para estar con la otra persona. Se alteran los procesos de valoración cognitiva, de tal manera que se ve a la persona amada de forma idealizada, como poseedora de todo lo deseable y carente de cualquier imperfección. También aparecen sentimientos de obsesión por la persona amada y una sensación de vitalidad y energía.

En el caso de la intimidad, ésta se acompaña de sentimientos de comunicación, de compartir información y de una cercanía tanto emocional como personal.

El compromiso produce sentimientos de fuerte relación, aceptación del otro y de capacidad para el sacrificio.

Finalmente, en lo que se refiere al sentimiento de apego, se caracteriza por un deseo de proximidad con la persona responsable del mismo, su presencia es asociada a sentimientos de bienestar, mientras que la separación o pérdida produce importante “ansiedad de separación”.

5.3.2. Activación fisiológica

La neurociencia nos explica poco acerca de las bases biológicas del amor de compañero y de la ternura. Se ha identificado una hormona, la oxitocina, que parece promover vínculos afectuosos, cercanos e íntimos y conductas sexuales y reproductivas.

Los psicofisiólogos Bloch, Orthous y Santibañez argumentan que no sólo la alegría sino también el amor apasionado (“eroticismo”) y el amor de compañero (“ternura”) están asociados con diferentes patrones de respiración y sonidos:

  • En el eroticismo, la característica principal de activación sexual es un patrón uniforme de respiración que incrementa en frecuencia y amplitud dependiendo de la intensidad del compromiso emocional. La inspiración sucede a través de una relajada abertura de la boca, los músculos de la cara están relajados y los ojos están cerrados o semicerrados.
  • En la ternura, el patrón de respiración es de baja frecuencia con un ritmo uniforme y regular, la boca está semicerrada, los labios relajados formando una leve sonrisa, los músculos faciales muy relajados, los ojos abiertos y relajados y la cabeza levemente inclinada al lado. La actitud postural es de acercamiento.

5.3.3. Expresión facial

No ha sido posible definir en términos de unidades de acción facial sus características, aunque se especula que cuando una persona está enamorada toma una expresión parecida a la que exteriorizan las madres cuando están felices contemplando tiernamente a sus hijos pequeños, es decir, mirando hacia abajo, sus caras como si se derritieran, con una leve sonrisa y en una atmósfera juguetona.

5.4. Medida del amor

Para medir el amor se han utilizado diferentes escalas:

  • La Escala del Amor Apasionado, para valorar los indicadores cognitivos, fisiológicos y conductuales
  • Valoraciones subjetivas de las personas para medir el amor de compañeros
  • La Escala de Amor en Niños

5.5. Consecuencias del amor

Las personas enamoradas pueden experimentar, al menos, seis clases de recompensa:

  1. Momentos de regocijo: Momentos de ceguera apasionada, euforia, excitación y satisfacción.
  2. Sentimientos de sobre-entendimiento y aceptación: Las personas amadas se sienten entendidas, queridas y aceptadas.
  3. Compartir un sentimiento de unión con su amado.
  4. Sentimientos de seguridad y de estar fuera de peligro al estar con la persona amada.
  5. Trascendencia: Cuando las personas se enamoran pueden trascender sus anteriores limitaciones.
  6. Efectos beneficiosos en el sistema inmunológico: Las personas enamoradas y correspondidas presentan un mejor funcionamiento que el de los que no lo están. Los que están enamorados pero no son correspondidos son especialmente propensos a padecer dolor de garganta y resfriados.

Numerosos estudios ponen de manifiesto que varias emociones positivas, como la risa, la excitación erótica o la excitación general pueden intensificar la pasión.

Pero el amor también tiene su precio. Así, cuando las esperanzas que tenemos de establecer una relación fracasan o las relaciones se rompen, la autoestima de las personas se ve deteriorada, se sienten solos y miserables. Incluso son más vulnerables para padecer un amplio rango de enfermedades físicas y psíquicas.

Contenido relacionado