1.4. Evaluación cognitiva

La relevancia de la valoración cognitiva del estímulo potencialmente estresante fue definitivamente incorporada por Lazarus. Los experimentos de Weiss demostraron la importancia del control percibido por el sujeto en situaciones de estrés. Se ha sugerido que el control percibido reduce las respuestas de estrés por dos mecanismos. Uno es la ganancia de información, que se traduce en un incremento de la predecibilidad del estresor y anticipación del evento aversivo. El otro es la respuesta anticipatoria, que consiste en una preparación cognitiva para un suceso, implicando la interpretación y evaluación del suceso. Prepara al organismo para hacer frente a la situación amenazante, anticipándose a la llegada del estresor.

Los cuestionarios de sucesos vitales comienzan a incluir la variables de estrés percibido o malestar personal (distress), o características como la deseabilidad, controlabilidad, negatividad, predecibilidad, novedad y dependiente vs independiente. Dependiendo de la manera en que el sujeto evalúe estas dimensiones, puede variar el efecto del suceso vital. Cuando el sujeto percibe los sucesos como negativos, incontrolables, impredecibles, independientes e indeseables suelen perturbar la salud.

La valencia de las dimensiones no está determinada únicamente por la valoración que hace la persona, también el tipo de situación puede ser determinante. Existe interacción entre ambos: aunque un individuo pueda evaluar cada elemento situacional, también la situación puede condicionar determinadas formas de evaluación cognitiva.