2.1. El modelo estructural de la memoria humana

La memoria es la capacidad de mantener presentes, de forma actualizada, diferentes informaciones mientras se produce la integración entre ellas. Durante finales de los años 50 y principios de los 60, los psicólogos entraron en lo que se llama revolución del procesamiento de la información. Entendían al ser humano como un individuo que puede manipular símbolos internamente. Además, su forma de hacerlo podía simularse en un ordenador. Los psicólogos cognitivos se refieren a la memoria humana como un mecanismo de procesamiento almacenado de la información. Una especie de ordenador que es capaz de registrar, almacenar, retener y recuperar información.

El modelo estructural de memoria que más ha influido fue el modelo multialmacén propuesto por Atkinson y Shiffrin (1968). La idea principal es que la memoria no es una entidad única sino que está formada por varias estructuras principales que se representan de forma gráfica como distintos almacenes; y por una serie de procesos de control que tienen como función dirigir el flujo de información a través de los distintos almacenes de memoria.

Según el modelo, la memoria está formada por tres almacenes diferentes que forman las estructuras del sistema de memoria. Estos son los registros sensoriales, el almacén de memoria a corto plazo y el almacén de memoria a largo plazo.

Los registros sensoriales se refieren solo al registro visual y auditivo. Una característica importante es que la información que llega del medio ambiente a los registros sensoriales se registra en paralelo. De estos registros, la información pasa al almacén de memoria a corto plazo que tiene una capacidad limitada. Este almacén comunica con el almacén de la memoria a largo plazo, el cual es un almacén de memoria permanente cuyo contenido puede acompañar al individuo durante toda su vida.

El primer modelo estructural del procesamiento de la información fue propuesto por Donald Broadbent (1958). El filtro selectivo, que para él es la atención, impide el paso a la información no deseada pero permite pasar a ciertos elementos que llegan al sistema para su total procesamiento dentro del sistema cognitivo humano. El almacén entre los sentidos y el filtro retiene durante un breve periodo de tiempo la información para que pudiera ser atendida y procesada en un momento temporal posterior.

El modelo de Atkison y Shiffrin está formado por tres estructuras o almacenes de memoria. La idea más importante que querían sus autores expresar es que las estructuras de memoria son almacenes fijos pero los procesos de control que dirigen el flujo de información entre dichos almacenes son sistemas activos.