9.5. Notas acerca del desarrollo evolutivo de las funciones ejecutivas

Los dos procesos que se consideran más importantes para el proceso de maduración cerebral son la mielinización y la poda sináptica, sobre todo en el desarrollo de la corteza prefrontal (CP) y en los circuitos que las conectan. Tanto uno como otro se incrementan progresivamente, hasta un máximo en las cortezas prefrontales hacia la adolescencia, mostrando una relación con la evolución en la ejecución de tareas cognitivas de los 7 a los 16 años. Ambos procesos continúan en la edad adulta.

El proceso madurativo de las funciones ejecutivas sería el siguiente: 6 años: Planificación e inhibición simple; 10 años: Comprobación de hipótesis y control de impulsos; Adolescencia mayor de 12 años: Planificación compleja, comportamiento dirigido a una meta y Fluidez verbal. Aunque mayoritariamente se sugiere que la aparición de las funciones ejecutivas se da en torno a los seis años, sin embargo ya en los primeros meses de vida se han observado cambios en la actividad metabólica de las regiones frontales.