1.6. La respuesta de estrés

Respuestas fisiológicas

Fueron inicialmente establecidas por Selye, que implicó la activación del sistema hipotálamo-hipófiso-corticosuprarrenal y médulo-suprarrenal así como la activación del SNA simpático. Mason estableció la idea de la totalización neuroendocrina: el sistema neuroendocrino responde a los estresores en forma de patrones de respuesta totalitarios, implicando a cualquier sistema neuroendocrino del organismo.

El sistema neuroendocrino es muy sensible a los diferentes agentes estresantes. Además implica casi a cualquier hormona. Hay dos patrones diferentes de respuesta hormonal durante el estrés. El primer patrón consta de una rápida subida del subgrupo de hormonas constituido por 17-OHCS, adrenalina, noradrenalina, tiroxina y la hormona del crecimiento. Es de perfil monofásico (ascenso/recuperación). La actividad de la hormona tiroidea es la que permanece incrementada durante más tiempo (incluso cuando la exposición al estresor se ha interrumpido). Estas hormonas tienen efectos catabólicos sobre el organismo (actividad "ergotropa"). En el segundo patrón se da una caída inicial del nivel de los andrógenos, estrógenos e insulina. Es de perfil bifásico (descenso/ascenso) y tiene efectos anabólicos sobre el organismo (actividad "trofotropa").

Mason interpreta estos patrones en términos del principio de inhibición recíproca. La activación de los procesos catabólicos y la inhibición de los anabólicos poseen efectos directos para la adaptación del organismo sometido a estrés. El sistema neuroendocrino tiene una gran sensibilidad a los diferentes estímulos con propiedades emocionales (no existe una sola hormona que no se modifique en presencia de estrés). Los niveles endógenos de sustancias de tipo hormonal (prostaglandinas o neuropéptidos), también pueden alterarse por el estrés.

No todas las respuestas hormonales al estrés son de tipo activador. El tipo de respuesta puede variar en función del sistema implicado.

Respuestas psicológicas

La principal respuesta psicológica asociada al estrés es de tipo emocional. Un fenómeno común en la respuesta del estrés es la sensación subjetiva de malestar emocional (distress). El tipo de emociones que suelen acompañar a la experiencia de estrés son emociones negativas (ansiedad, ira, miedo, depresión…). En circunstancias de estrés agudo se da ansiedad/miedo. En estrés crónico se dan estados depresivos ("agotamiento" de los mecanismos neurotransmisores del SNC).

Las respuestas psicológicas asociadas al estrés no son únicamente emocionales, también se producen respuestas cognitivas y conductuales. Los problemas de considerar estas respuestas independientemente de las emocionales son:

  • Constituyen modos de afrontamiento.

  • Algunas respuestas cognitivas consisten en formas de valoración de la amenaza.

  • La emoción posee también componentes cognitivos y conductuales.

  • La preocupación (componente cognitivo de la emoción), la pérdida de control percibido (faceta de la reevaluación cognitiva), y la negación (estrategia de afrontamiento), son tres tipos de respuestas cognitivas al estrés.

  • Otras respuestas cognitivas son resultados desadaptativos (bloqueos mentales, pérdida de memoria, etc).

  • Algo parecido ocurre con las respuestas conductuales: el uso de drogas y la conducta agresiva son dos formas de respuesta del estrés, sin embargo son consideradas como modos de afrontamiento (de escape o de descarga respectivamente).

  • Las respuestas conductuales también se han confundido con estados desadaptativos comportamentales (tartamudez, desajustes del lenguaje).

  • Existe una interrelación entre afrontamiento y emoción, así como entre el afrontamiento y la respuesta fisiológica. De hecho el afrontamiento tiene como finalidad reducir la experiencia subjetiva de la respuesta de estrés.

Contenido relacionado