14.5. Funcionamiento neuropsicológico

Desarrollo cognitivo

Se estudiaron niños con exposición a la cocaína durante los primeros 2 años de vida y se observaron retrasos significativos en las escalas mentales del desarrollo, con puntuaciones por debajo de 80. El cerebro del feto estuvo directamente afectado por la cocaína, posiblemente debido a la hipoxemia (falta de oxígeno en la sangre). A los 5 años de edad los niños tuvieron dificultades en pruebas de lenguaje, preparación para el colegio, control de impulsos y atención visual. La capacidad global, las habilidades visomotoras, las habilidades motoras finas y el mantenimiento de la atención estaban dentro de los límites normales.

Los niños en edad de los primeros cursos de enseñanza primaria no presentan dificultades intelectuales significativas, pero tienen un mayor riesgo de trastornos del aprendizaje, particularmente en el área de lectura.

Es más probable que los niños de edad preescolar tengan una capacidad cognitiva por debajo de la media.

Se encontraron diferencias en pruebas de capacidad visoespacial, conocimiento general y habilidades aritméticas.

Los niños que fueron retirados de sus casas tenían mejor puntuación en vocabulario y mayor nivel de capacidad en comparación con los que permanecieron con sus padres biológicos.

Los infantes expuestos de forma más intensa a la droga tenían peores capacidades de comprensión auditiva que los niños del grupo control.

Los niños expuestos de forma más intensa a la droga mostraban unas habilidades totales del lenguaje peores que los niños con exposiciones más ligeras y que los sujetos de control.

Se ha encontrado menor capacidad de lenguaje receptivo (la comprensión auditiva es un aspecto importante del desarrollo del lenguaje receptivo).

Los niños en edad preescolar expuestos prenatalmente a la cocaína puntuaban peor en todos los aspectos de las habilidades del lenguaje a lo largo del desarrollo.

Aunque existen dificultades con el lenguaje, estos déficits se pueden deber más a los cuidados recibidos, al estatus económico y a la exposición al aprendizaje que a la exposición a la cocaína, particularmente en el caso de aquellos niños con una exposición ligera o moderada.

Las niñas pueden mostrar un mayor detrimento que los niños en el lenguaje es también interesante. Bien podría ser que el lenguaje está menos lateralizado en las niñas que en los niños y por tanto la situación difusa de las habilidades del lenguaje en ellas se ven más afectadas.

Funcionamiento ejecutivo/atención

Los niños con exposición prenatal a la cocaína han mostrado dificultades en los dominios del control inhibitorio y de la atención, dificultades relacionadas con la desinhibición y con la atención sostenida y selectiva. El funcionamiento ejecutivo es problemático, procesan la información mucho más lentamente y presentan mayor dificultad de memoria operativa particularmente en habilidades de resolución de problemas.

Desarrollo social, emocional y comportamental

Los niños expuestos a cocaína pueden mostrar comportamientos de retraimiento que varían desde moderados hasta ausencia total de los mismos, déficits sensoriales e irritabilidad, dificultades para descartar los estímulos molestos, disminución en la habituación a los estímulos ambientales, menos sensibles y menos interés en comunicarse y en participar en actividades, más miedos y/o ansiedad ante situaciones estresantes, y un temperamento difícil.

Resumen

Los datos actuales sugieren que la exposición a la cocaína durante el embarazo puede predisponer al niño hacia posteriores dificultades con la atención, el desarrollo social y la regulación y el desarrollo emocionales. Algunos niños parecen tener déficits del lenguaje durante los años preescolares. Los déficits en la organización, regulación del comportamiento, y solución de problemas se pueden traducir más tarde en dificultades con las habilidades del pensamiento abstracto. Tienen dificultades con el sentimiento de vinculación, a parte de que sus cuidadores a menudo no están disponibles para ellos debido a su adicción. Los niños con hogares empobrecidos, caóticos y abusivos tienen mal pronóstico, independientemente de los antecedentes de embarazo.

Contenido relacionado